El Liceo vive una noche emotiva con el homenaje a tres mujeres salmantinas de bandera

Un teatro abarrotado de personas que quisieron arropar a las tres homenajeadas por el Ayuntamiento de Salamanca coincidiendo con el Día Internacional de la mujer. Feli Cañada, Paquita y Magdalena Hdez. emocionaron con sus discursos.

PAULA ZORITA

Con un Liceo abarrotado de gente se celebró anoche el homenaje en el Día Internacional de la Mujer a tres mujeres salmantinas. Tres mujeres que por ser ejemplo de emprendimiento, valentía y esfuerzo han llegado lejos en sus carreras y el Ayuntamiento de Salamanca lo quiso reconocer. Feli Cañada, por su trayectoria; por ser empresaria emprendedora a Paquita ‘Páramo’ y a Magdalena Hernández Mediero, Pta. de la Asociación de ayuda a Familiares con enfermos de Alzheimer.

Inició el acto la Concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Cristina Klimowitz realizando un breve repaso a la trayectoria de cada una de ellas. Posteriormente, el Alcalde de Salamanca, D. Alfonso Fernández Mañueco les entregó una a una la placa conmemorativa de este bonito homenaje.

Tomaron la palabra las tres. Emocionaron con sus discursos y se emocionaron ellas. Feli Cañada, ahora a la cabeza de la Asociación del Traje Charro de Salamanca y con una dilatada trayectoria en cuanto a enseñanza y defensa de las culturas charras, afirmó: ‘Quiero que nuestras tradiciones queden para siglos, hoy en día estamos restaurando trajes de 1820 y yo les doy vida para que vuelvan a salir a las calles de Salamanca. Quiero agradecer a todas mis alumnas y pido perdón por mi forma de enseñar, puesto que soy muy exigente porque hacemos obras de arte. Tengo en mi corazón a todas las mujeres trabajadoras de Salamanca… ¡Aúpa mujeres!’.

En segundo lugar tomó la palabra Paquita ‘Páramo’, una mujer elocuente que ofreció un gran discurso en defensa del género femenino: ‘Me hace mucha ilusión este reconocimiento por ser el primero grande que tengo en mi carrera y me siento orgullosa, no sólamente por mi, sino porque creo que este homenaje lleva implícito el reconocimiento a tantas mujeres de mi generación (84 años) que se nos educó para ser amas de casa, esposas y madres, pero algunas quisimos ser algo más. En mi caso empresaria, con lo difícil que es, -tanto para hombres como para mujeres, apostilló-, pero bien es cierto que a las mujeres siempre nos ha tocado trabajar el doble para demostrar nuestra valía y el mundo empresarial era coto privado para hombres. Pero tuve la suerte de tener a mi lado a un gran hombre, -se emocionó al recordarlo-, e íbamos juntos de la mano, ninguno delante del otro’.

‘Si de algo me siento verdaderamente orgullosa es de lo poco o mucho que hemos conseguido, -prosiguió Paquita-, porque yo me he ido a la cama muchas noches rota o cansada, pero nunca aburrida’. La fundadora de Páramo también afirmó: ‘Todas sabemos que la semana ha sido un bombardeo de medios de comunicación, de ‘enhorabuenas’, y me siento sorprendida y halagada a la vez, pero me gustaría que esto no fuese una labor de un día o una semana, sino que fuese un punto de inflexión para que de aquí en adelante se tomasen más medidas y que los mismos hombres que nos ponen por las nubes, pongan de su parte para que esto sea eficaz. Porque derechos tenemos, todos los sabemos, pero eso no quiere decir que se hayan visto tan patentes como desearíamos. Las mujeres tenemos en nuestra mano además una baza importante: la educación de nuestros hijos. Si cada día sembramos unos valores y una manera de ser para que aprendan que el que está de frente no es diferente sino igual a nosotros sea mujer u hombre. A mi me ha dado resultado’.

Magdalena Hernández Mediero, Presidenta de la AFA dio un breve repaso a su carrera: ‘Todos los que me conocen saben que desde los inicios de la asociación todas mis energías han ido siempre encaminadas a procurar mejorar la vida de las personas con Alzheimer y de sus familias. Recordar todos los avatares que he pasado para llegar hasta aquí es algo difícil de contar brevemente. La realidad sólo Dios y yo la sabemos’. En 1991 se abre el primer centro de día que al poco tiempo se agrandaría con la cesión de dos locales colindantes por parte del Ayuntamiento. Magdalena quiso reconocer ese apoyo incondicional por parte del Consistorio. Después de hacer balance de la trayectoria de la AFA, afirmó: ‘Creo que después de 30 años aún son pocos los logros conseguidos, pero siempre y lo más importante son los pacientes. Sólo en el último año han sido 191 las familias que han pedido nuestra ayuda’.

Por último, Fernández Mañueco quiso decir unas palabras de reconocimiento hacia las tres homenajeadas: ‘Feli, Paquita y Magdalena abrieron camino y contribuyeron a hacer mejor nuestra ciudad, a hacerla más grande, más solidaria y más igualitaria gracias a su esfuerzo, su valentía, coraje e ilusión. En su nombre reconocemos a tantas mujeres que desde luego están trabajando, son empresarias y son madres. Por ellas, por vosotras, por mi madre, nuestras hijas, mi mujer, nietas… defendemos desde el Ayuntamiento y desde una profunda convicción la igualdad real y efectiva. Creo en una sociedad libre de violencia de género en la que ninguna mujer viva con miedo ni sea discriminada’.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.