Manuel Muñoz: ‘Ciudad Juárez nos pilla lejos, pero la violencia machista no’

Entrevistamos a Manuel Muñoz, director y actor de la obra 'Mujeres de arena', que se estrena el sábado en el Liceo y que nos trae una historia desgarradora sobre los feminicidios de Ciudad Juárez.


PAULA ZORITA

Esfinge Teatro es una de las compañías teatrales más antiguas y con más proyección de la provincia de Salamanca y este sábado presenta su nueva obra ‘Mujeres de arena’ en el teatro Liceo. De nuevo un canto reivindicativo en este caso tratando el tema de los feminicidios de Ciudad Juárez (México). Esta compañía teatral continua así su línea de teatro que va más allá de la mera representación y saca de nuevo a la palestra un mundo oscuro y una vez más politizado para intentar, con el poder de la teatralización, tocar la sensibilidad y la conciencia del espectador, puesto que en España también sufrimos esta ‘condena’ de la violencia machista que cada día que pasa sufren tantas y tantas mujeres. Muchas, en silencio.

Durante los últimos ensayos de la obra, su director, Manuel Muñoz nos habla del porqué de la elección de esta obra basada en hechos ocurridos en Ciudad Juárez, México: ‘la elección de este proyecto no ha sido al azar, esta historia llega a mis manos porque estábamos interesados en este tema. Localicé esta obra y me pareció muy interesante. Más adelante, en un certamen en Trujillo la vi representar a una compañía de Madrid. Recabé documentación y más adelante contacté con el autor, Humberto Robles, quien puso en mis manos con la mayor generosidad su obra para que la representásemos. Desde entonces tenemos una gran amistad’.

SBN: Se trata de una temática desgarradora, siguiendo con la línea que vosotros habéis tenido en los últimos estrenos y el autor ha sido un ‘valiente’ tratando el tema tal y como están las cosas en Ciudad Juárez, ¿no es así, Manuel?

MM: A él directamente puede que algún problema le haya surgido pero ha seguido adelante, no como otros autores o periodistas a los que les ha costado la vida investigar sobre este tema.

SBN: La temática la tenemos clara, ¿cuál es la sinópsis de la obra?

MM: Se trata de una recopilación de varios casos a los que Humberto Robles le ha dado la dramaturgia y quien ha investigado sobre ellos, pero ha cogido también casos de otros periodistas y están incluidos en la obra.

SBN: Se trata de un tema que ‘nos pilla lejos’, puesto que está al ‘otro lado del charco’, pero en realidad, Manuel… De otra manera, pero en España también vivimos la violencia machista…

MM: Así es… desgraciadamente está a la orden del día. Como allí es muy difícil que ocurra, puesto que se dan componentes como la situación geográfica, me refiero a la frontera con EE.UU, o política. También el componente del trabajo. En esa frontera existen muchas fábricas y muchos inmigrantes que van a trabajar a ellas por sueldos de miseria y eso es sobre todo lo que lleva a estos terribles sucesos. En ese ambiente, el hombre considera a la mujer peor que basura, ¡ojo!, no todos, pero en la mayoría de los casos sí. Además la justicia se lava las manos, así que… aquello es terrible. Aquí es difícil llegar a esos extremos, aunque no se debe bajar la guardia.

SBN: Me comentabas que esta obra se ha representado en otros países…

MM: Sí, es teatro documental, es una de las obras más representadas últimamente. A nosotros nos llenaba poder representarla porque no es teatro al uso, no es puro entretenimiento, sino que aprovechamos para reivindicar una realidad social y en este caso una injusticia a la que no se pone freno.

SBN: Esfinge Teatro, con 22 años a la ‘espalda’ y con el afán siempre de innovar y estrenar, aunque siguiendo en la línea adquirida, esta de la reivindicación, ¿la idea es continuar en ella?

MM: Sí, es la línea en la que pensamos seguir… pero no quita para que de vez en cuando tengamos que hacer un teatro más cómico o quizá más de entretenimiento. Por ejemplo en la rutas de los pueblos, porque la gente quiere ver algo más ligero.

SBN: Muchas gracias, Manuel y ¡mucha mierda!, como se suele decir…

MM: Ha sido un placer, ¡muchas gracias!



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.