Luz Casal: ‘la música no tiene que ser algo selectivo, me encanta que diferentes generaciones me escuchen’

Como a mi, a ustedes les sucederá que muchas veces asocian momentos de su vida o enmarcan pasajes determinados con canciones concretas.

PAULA ZORITA

Como a mi, a ustedes les sucederá que muchas veces asocian momentos de su vida o enmarcan pasajes determinados con canciones concretas. Es cuando te das cuenta de que hay muchos temas que forman parte de tu propia banda sonora, y, probablemente si digo Luz Casal, alguna de sus canciones están incluidas en ese ‘disco’. Toda una vida dedicada a la música, algo, que para ella está unido; porque su vida personal y la profesional han sido la misma vida. 38 años han pasado ya desde que sacó su primer disco y de sus palabras se desprende la misma ilusión que cuando empezó.

Mañana vuelve a Salamanca (Multiusos Sánchez Paraíso) dentro del ciclo ‘Nuestras voces’. La suya no podía faltar. Llega con un disco, ‘Que corra el aire’, con aires renovados… porque a pesar de casi cuarenta años en los escenarios, esta gallega sigue buscando en cada nuevo trabajo algo que va más allá de cantar canciones. En este caso, cuenta historias que para ella han sido pasado y forman así parte de su presente más cercano. Con su ‘Miénteme al oído’, ha ocupado los primeros puestos de las listas musicales más representativas de nuestro país. Incombustible e imparable. Comienzo esta entrevista con una pregunta muy abierta…

SBN: Casi 40 años de carrera que dan para mucho ¿con qué te quedas, Luz?

LC: Probablemente destacaría la suerte de dedicarme a lo que me gusta y tener eco, audiencia interesada en escucharme y verme, es lo que más se aprecia.

SBN: Imagino que para ti es importante haber tenido el reconocimiento de mucha gente y varias generaciones…

LC: Verdaderamente me produce mucha satisfacción ver a gente de distintas generaciones, distintas edades… para mi la música no es una cuestión selectiva y alguien no tiene que escuchar algo porque corresponda a su edad. Obviamente si entrásemos en detalle, pues sí, hay ciertos tipos de música que representan a una generación determinada o estética determinada o comportamiento social… pero cuando se trata de canciones con unos textos universales o abiertos que puedan ser interpretados de distintas maneras y con una actitud libre y espontánea sin encorsetamientos ni posturas forzadas pues a lo mejor ese tipo de cosas las persigues de manera directa. Gente diversa, una persona de 15 años y su abuelo por ejemplo.

SBN: Esa madurez profesional, va unida a la personal…

LC: Exactamente, van mezcladas… es una profesión en la que no hay, al menos en mi caso, una dicotomía entre tu profesión y tu vida privada. Están entrelazadas y conviven de forma natural. Yo comencé muy jovencita, no siento que haya nada forzado ni en mi vida ni en mi profesión. Es así y ya está.

SBN: Luz, son muchos los reconocimientos (premios, de profesionales y de público), una cantante como tú, ¿a cuál le da mayor importancia?

LC: Elegir es prescindir o subestimar en aprecio cualquier cosa que te hayan dado como compensación. No elijo… Todos tienen la importancia de quien te lo ofrece. El más grande puede convivir y producirte tanta satisfacción como el más sencillo, eso en cuanto a los premios ‘materiales’. Pero sin duda el más sencillo de todos y el más fiel es la presencia del público y tener gente que esté interesada en ti. Ese es el premio más destacado porque es necesario para nosotros contar con su fidelidad.

SBN: Centrándonos en este disco, propuesta que nos traes a Salamanca… ‘Que corra el aire’, un disco que has calificado como tu pasado y tu presente… ¿por qué lo sientes así?

LC: Porque las referencias al pasado, tanto en personajes como en sensaciones o sentimientos son poderosos y están presentes porque se han convertido en canción y reflejan un pasado tan cercano que podríamos decir que es mi propio presente. Tengo una grandísima sensación de satisfacción de haber hecho un buen trabajo y tener canciones que representan todo eso que era necesario compartir en forma de historias…

SBN: Cuéntame, ¿qué tipo de historias?

LC: Historias que me afectaron por ejemplo el caso de ‘Lucas’, testimonio de gratitud hacia un progenitor… Todos los sentimientos; la esperanza, la alegría, el compartir la inquietud que te produce esa evidencia de que el tiempo es finito. Ese tipo de cosas que están bastante bien expresadas, interpretadas y realizadas. Bien dirigidas y mezcladas por el productor. No es cuestión de vanidad ni arrogancia. Es un hecho o una sensación… una evidencia de que es un buen trabajo.

SBN: ¿Con los años vas exigiendo más?

LC: La exigencia se supone que es algo natural. La consecuencia natural de dedicarte durante mucho tiempo a algo que además es vocacional, algo que has deseado desde joven. La responsabilidad y experiencia te hace ser mínimamente exigente, pero no encuentro que sea algo destacable porque ¿cómo vas a estar satisfecha si eso no es así?.

SBN: ¿El título del nuevo disco es por esa necesidad de ‘aires nuevos’ que se buscan siempre a pesar de llevar tantos años en la música?

LC: Sí, es esa necesidad de que las cosas se transformen aunque acaben siendo las mismas, pero por lo menos que tengas esa sensación de frescura y de que algo se ha renovado.

SBN: La respuesta del público a estos aires nuevos…

LC: Buenísima, estoy encantada la verdad. Hasta ahora todos los conciertos que hemos hecho han sido muy buenos conciertos, hemos contado con el público que es el elemento más importante en el concierto y parece que todos nos querían ver.

SBN: ¿Qué se encontrará el público salmantino mañana?

LC: Un grupo de músicos, personas, técnicos… predispuestos a que la gente que acuda al concierto salga satisfecha, plena y feliz. Es nuestro objetivo de mañana…

SBN: Luz, un placer haber podido hablar contigo… Gracias…

LC: ¡No, por favor!, el placer es mio. Muchas gracias.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.