El Museo de Automoción ha presentado el proyecto ‘Mefacylita’

Ha adaptado así su oferta expositiva a las personas con sensibilidades diversas convirtiéndose así en un centro cultural referente en España en esta materia.

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca ha adaptado su oferta expositiva a las personas con sensibilidades diversas convirtiéndose así en un centro cultural referente en España en esta materia. El concejal de Cultura y Turismo, Julio López, acompañado del presidente del Centro Cultural de Personas Sordas, Juan Matías Becerro, y representantes de Asprodes y la Fundación Vodafone España, ha presentado esta mañana el proyecto “Mefacylita” implantado en el Museo y dirigido a personas con sensibilidad auditiva e intelectual.

El concejal ha destacado que esta adaptación se enmarca en la mejora de accesibilidad de los espacios turísticos que tiene la ciudad, y es una apuesta clara por el turismo accesible y para todos en la que el Ayuntamiento de Salamanca lleva meses trabajando, en colaboración con diferentes entidades y colectivos de la ciudad.

Con esta nueva herramienta se completa adaptabilidad total del museo a la mayor parte de las sensibilidades; como las ya activas, llevadas a cabo en colaboración con la ONCE, desde el año 2012. De este modo el MHAS, en el ámbito de la adaptabilidad, cuenta con peculiaridades únicas completas, a este respecto, en todo el país.

El nuevo proyecto Mefacylita en el MHAS consiste en una plataforma diseñada para mejorar la calidad de vida de las personas con distintas afecciones sensoriales a través de la utilización de dispositivos móviles. Un medio tecnológico pensado para distintos colectivos y sus necesidades diarias, que les permitirá desarrollar diferentes capacidades, procesos de aprendizaje, una autonomía personal, enfrentarse a su entorno y lograr una vida independiente.

Julio López ha destacado que el desarrollo de técnicas informativas y de apoyo a la atención del visitante han sido objetivo prioritario del Museo de Historia de la Automoción en estos últimos años. En este sentido, cabe destacar la ayuda que se ha prestado a las personas con sensibilidad visual, que se han acercado al museo, para realizar una visita de una manera más natural, cómoda y adecuada.

Este colectivo ha tenido la oportunidad, acompañados de personal del museo -específicamente preparado por la ONCE al efecto- de acercarse y tocar algunas de las piezas del centro expositivo, reconociendo las particularidades de su diseño, las diferencias entre las distintas carrocerías, detalles y acabados, entre otras.

También, en esta misma línea, se han incorporado adaptaciones en las cartelas e información relevante del museo en lenguaje Braille, añadiendo un contraste en macrotipos sobre un papel de color específico, favoreciendo la lectura a aquellas personas con deficiencias visuales. Además, a través de códigos QR el museo ofrece una amplia gama de servicios.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.