Ramón Rey: “Son muy pocos segundos los que puedes estar delante de los pitones, pero es un sentimiento de satisfacción muy grande”

Entrevistamos a uno de los corredores más populares de los encierros de San Fermín, el salmantino Ramón Rey, que este año cumple 25 años fiel a esta cita.

TONI SÁNCHEZ

Salmantino de nacimiento, pucelano de adopción y pamplonés de corazón. Así se presenta Ramón Rey, popular corredor en San Fermín y que este año cumplirá sus “bodas de plata” en los encierros más famosos del mundo, aquellos en los que Ernest Hemingway se sintió como en casa.

Apasionado del toro, de sus encastes, de la literatura (en especial la taurina) y de los festejos populares, Ramón Rey nos asegura que el mejor encierro es aquel en el que se termina almorzando con los amigos. Siempre con su camiseta de la Real Sociedad enfundada, este salmantino asegura que pisar el albero de la plaza de toros de Pamplona con los astados detrás es una sensación fascinante y que no tiene precio.

Salamanca Buenas Noticias habla con él apenas veinticuatro horas antes de que los cencerros de los mansos, las pezuñas de los toros, la algarabía de los espectadores y las voces de los corredores sean una amalgama de sonidos emocionantes en las estrechas y empedradas pamplonicas.

 

SBN: Ramón, ¿de dónde te viene la tradición de correr encierros y participar en festejos populares?

Ramón Rey: Desde muy joven participaba en las capeas y los encierros de mi pueblo, Alba de Tormes. Siempre me llamó la atención formar parte de estos espectáculos. Por motivos de trabajo, me tuve que ir a Pamplona y ahí ya empecé a correr los encierros de San Fermín.

SBN: ¿Cómo es la preparación física y mental los días y meses previos?

Ramón Rey: No hace falta ser ningún atleta para participar en los festejos populares. Yo particularmente juego al fútbol y además hago footing dos o tres días a la semana, aunque sí es cierto que la mayoría de la gente que participa en festejos populares tiene una preparación física impresionante. Mentalmente también es necesario prepararse porque al fin y al cabo hay que tener la mente muy clara para saber lo que vas a hacer, aunque cuando suena el cohete todo se descontrola y te dejas llevar.

SBN: ¿Cómo son los momentos previos a una carrera delante de los toros en San Fermín?

Ramón Rey: Es una sensación mágica pero a la vez con muchos nervios. A mí me gusta ser muy rutinario, me levanto a la misma hora, compro el periódico en el mismo sitio, entro por el mismo lugar del vallado al recorrido,… y desde luego el peor momento y el de más respeto es el día 7 de julio a las ocho menos cinco de la mañana. Cuando suena el cohete no te da tiempo a nada más que a disfrutar y a dejarte llevar.

SBN: ¿Corres todos los encierros desde el 7 al 14 de julio?

Ramón Rey: Llevo muchos años corriendo todos los encierros, aunque algunos años atrás pensaba que los días que más gente había iba a hacer peores carreras, y decidía no correr. Con el tiempo comprobé que eso era algo imprevisible, porque en días con mucha gente hacía buenas carreras y días con menos gente, no era capaz de realizarlas satisfactoriamente, así que a día de hoy corro todos los encierros.

SBN: ¿Cuál es tu tramo favorito para correr el encierro en Pamplona y por qué?

Ramón Rey: Aunque no me gusta personalizar en nadie, yo tenía una referencia en el encierro de Pamplona que era Miguel Ángel Eguíluz, un histórico corredor de San Fermín en el último tramo de la calle Estafeta. Mis primeros años corrí en Mercaderes, pero después me fui a la zona donde estaba Miguel Ángel Eguíluz e intentaba salir del mismo sitio donde salía él y, sin conocernos de nada, intentar seguir sus pasos para aprender de él.

 

Ramón Rey asegura que hay un antes y un después en su trayectoria como corredor en Pamplona, y que viene motivado por el angustioso tapón a la entrada de la plaza de toros en el año 2013. Nuestro protagonista asegura que antes de ese trance, siempre intentaba bajar corriendo delante de los toros por el callejón de la plaza de toros, pero que a partir de ese instante, si previamente ha realizado una buena carrera entre el tramo de Mercaderes y Telefónica, se piensa dos veces el hacer la bajada al callejón. “Si he realizado una buena carrera previamente, intento retirarme antes de entrar a la plaza de toros para evitar pasar otro trance tan amargo como aquel. Se me ponen los pelos de punta al recordarlo”, asegura el corredor salmantino.

 

SBN: ¿Qué se siente delante de tan imponentes animales?

Ramón Rey: Cuando estás delante de los toros no tienes tiempo de sentir miedo. El encierro son emociones, y es una emoción muy agradable. Son muy pocos segundos los que se pueden estar delante de los pitones, pero es un sentimiento de satisfacción muy grande.

SBN: ¿Hay diferencias en el comportamiento de los toros según sean de una ganadería u otra?

Ramón Rey: No tiene nada que ver el comportamiento de una casta como Vistahermosa con la de un Cabrera Gallardo. En nada se parecen tampoco los correosos toros de Cebada Gago, a los imponentes y voluminosos Miuras. Se aprecian mucho las diferencias en la manera de trotar, su expresión, sus reacciones en la calle, … al igual que se aprecian en el manejo del toro en el campo o durante su lidia por la tarde.

SBN: ¿Dónde reside el secreto para salir de un apuro en un encierro?

Ramón Rey: Tienes que reaccionar muy rápido, podríamos decir que en décimas de segundo, porque está tu vida en juego. Reaccionas por impulsos porque es lo único que puedes hacer en ese momento. Para que te hagas una idea, y aunque no me gusta hablar del momento del tapón, ese día tenía un toro detrás embistiéndome y otro delante. Intenté subirme a unos ganchos que hay en el callejón pero no llegaba, por lo que mi reacción fue subirme encima del manso que estaba a mi lado. Tienes que tomar decisiones muy rápidas…

SBN: ¿Qué piensa tu familia de esta afición tan arriesgada?

Ramón Rey: Están acostumbrados porque mi mujer y mis hijos me han conocido siendo ya corredor de encierros. Mi esposa lo tiene asumido y sufre muchísimo, más que yo. Mi hijo lleva dos años yendo a San Fermín y le gusta mucho, pero no sé si entiende lo que puede pasar o no. Para mí es una situación difícil de llevar porque entran en juego muchos sentimientos.

SBN: ¿Le recomendarías los encierros de San Fermín a alguien que no ha corrido nunca?

Ramón Rey: A cualquier persona le recomiendo que corra encierros porque es una sensación única, pero que quede claro que no aconsejo a nadie que su primer encierro sea en Pamplona. Es una situación muy peculiar, con muchos detalles a tener en cuenta, en la que sobre todo tienes que acostumbrarte al gentío que hay. No tiene nada que ver el encierro de San Fermín con participar en un festejo popular en cualquier otra localidad de España, ni por la envergadura de los animales ni por la cantidad de personas que se dan cita allí. Por tanto, mi recomendación es que hay que participar en otros encierros antes para coger experiencia, y cuando se tenga esa experiencia, correr en Pamplona.

SBN: ¡Suerte, y al toro!

Ramón Rey: Gracias y que así sea…

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.