El Instituto de Biología Funcional y Genómica de la USAL, núcleo generador de excelencia científica en la región

Las líneas de investigación que en él se desarrollan están dedicadas en su mayor parte a entender de una manera precisa cuál es el funcionamiento íntimo de las células a nivel molecular, conocimiento base para la comprensión de procesos esenciales para la vida.

El Instituto de Biología Funcional y Genómica es un centro de investigación mixto compuesto por investigadores provenientes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y profesores provenientes de la Universidad de Salamanca. Las líneas de investigación que en él se desarrollan están dedicadas en su mayor parte a entender de una manera precisa cuál es el funcionamiento íntimo de las células a nivel molecular, conocimiento base para la comprensión de procesos esenciales para la vida.

Entre estos procesos se incluyen la división y el crecimiento celular, la reparación de las estructuras celulares (incluido el propio ADN), la organización y regulación del genoma y la formación y diferenciación de células. Todos estos estudios son claves para entender los mecanismos de la regeneración celular, la formación de órganos, así como la aparición de procesos malignos, tales como son el cáncer o enfermedades neurodegenerativas. En sus instalaciones, los diferentes grupos de investigación también abordan en sus laboratorios los procesos aplicados que incluyen producción y optimización de metabolitos de alto valor añadido, tales como la generación de nuevos antibióticos o procesos industriales con base biológica.

Para abordar estos problemas biológicos se utilizan modelos experimentales bien conocidos, que incluyen desde levaduras (células eucariotas simples fáciles de manipular, pero altamente resolutivas para entender problemas básicos) hasta sistemas experimentales animales de distinta complejidad, como nemátodos o ratones.

La acreditación del IBFG como Centro de Excelencia de Castilla y León, reafirma el papel esencial que este tipo de abordajes tiene para el avance de la investigación biomédica en nuestra región. Además, reconoce el papel preponderante del entorno de la Universidad de Salamanca como núcleo generador de excelencia científica, y, como apuntó la delegada regional del CSIC, Mar Siles, “premia un buen quehacer y el acierto de dos instituciones como son la USAL y el CSIC. Se trata de una oportunidad para que el IBFG se convierta en un centro de excelencia en todos los niveles”.

La acreditación, concedida tras una evaluación externa realizada por científicos españoles e internacionales, se enmarca dentro de la convocatoria de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León orientada a la financiación de Planes y Programas Estratégicos de Investigación Ejecutados por las Estructuras de Investigación de Excelencia dentro de la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) de Castilla y León para el periodo 2014-2020 y que cuentan con cofinanciación por parte del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

La finalidad de estas ayudas es fortalecer las capacidades científico-técnicas, atraer y retener talento y promover sinergias de las estructuras de investigación con capacidades y potencial de liderazgo internacional para que puedan participar en los programas estatales y en los programas marco de I+D de la Unión Europea.

Con esta iniciativa, la Consejería de Educación quiere contribuir a consolidar las capacidades del sistema de investigación de la región impulsando su excelencia y mejorando el posicionamiento internacional de los centros y universidades de Castilla y León, considerado oportuno potenciar el fomento de los nichos de excelencia en áreas científicas relevantes para la Comunidad Autónoma, tanto desde el punto de vista de impacto científico mundial, como desde el apoyo a los sectores económicos autonómicos más competitivos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.