‘El Día Mundial de la Salud Mental es una fiesta para los que creemos en una ciudadanía rica en valores’

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, una de cada cuatro personas ha tenido o tiene algún tipo de trastorno mental, un porcentaje verdaderamente elevado como para echar la vista hacia otro lado.

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, un problema que atañe a más personas de las que podemos creer. Una de cada cuatro personas ha tenido o tiene algún tipo de trastorno mental, un porcentaje verdaderamente elevado como para echar la vista hacia otro lado. Desde el Comité Pro Salud Mental de la Confederación de Salud Mental de España, se ha elaborado un manifiesto que aboga por una educación inclusiva y que ayer leyeron tres integrantes de la Asociación Salud Mental Salamanca. Una educación que englobe a toda la sociedad para que puedan comprender este tipo de enfermedades y que dice así:

‘En realidad, la celebración del Día Mundial de la Salud Mental es una fiesta para los que creemos en una ciudadanía de calidad y rica en valores, es además, una oportunidad para proyectar sobre la sociedad una imagen nueva y positiva de lo que significa la salud mental… ¿cómo que no?. Sin duda, y enlazando con el tema del año, la pieza que da coherencia al conjunto es la educación. Entendemos por educación inclusiva un sistema donde se prove el alumnado aprendiz de espacios y entornos y apoyos efectivos para que concurra en una verdadera igualdad de oportunidades.

En un medio inclusivo, es el sistema quien trata de adaptarse al individuo con diferentes condicionantes y en él se promueve un ambiente de respeto, de aprecio, de reconocimiento a las necesidades particulares, ya que todos formamos parte de la sociedad del futuro. No son importantes los déficits, sino las proyecciones. Cabe decir que todas las personas somos sujetos participantes del proceso educativo. Escuela, familia, amigos, medios de comunicación, sanitarios… si todos adoptamos una actitud de cooperación y apoyo podremos decir que la salud mental siempre estuvo ahí y que quizá fue un regalo. No se trata de atentar a los que presenten dificultades, sino explicar las bases para una buena salud mental del conjunto.

De la educación depende la adquisición de conocimientos, la competencia profesional y el avance de la técnica, pero también el sentido de pertenencia, el respeto a la diversidad, a la inclusión y el desarrollo de los derechos fundamentales. Es de vital importancia que docentes y profesionales sanitarios dominen el lenguaje de la inclusión y que se establezcan itinerarios de formación para tal fin. Si fomentamos en la escuela principalmente la sensibilidad y realidades distintas y ahondamos en la asignatura de la prevención, el sueño del bienestar podrá tocarse con los dedos y ya nadie hablará del mundo si no es para mejorarlo. La educación es el principal instrumento de cambio hacia horizontes más juntos y equitativos.

¡Es cierto!, la memoria de un niño o una niña es como un libro en blanco que permanece abierto para que llenemos entonces sus páginas con palabras de comprensión. Introduzcamos en el ciclo educativo elementos de juicio que ayuden a valorar la esperiencia vital de las personas sea cual sea su condición. La mente es un órgano en constante creación formado por los pensamientos, por las luces que son recuerdos, o por las emociones. Es un órgano preparado para el aprendizaje, para organizarnos en sociedad y para las operaciones, sin embargo, aún hoy, una diferencia en la capacidad de respuesta ante los problemas que genera la vidad diaria es motivo de rechazo.

Con la educación inclusiva se trataría de pasar de una educación instintiva como es el estigma o rechazo hacia modos más evolucionados como serían la paciencia y el amor. Desde este órgano de redacción de este manifiesto, el Comité de Salud Mental en primera persona y que creemos que representa la voz de los que no tienen voz, afrontamos el reto de fortalecer nuestras capaciades, de no bajar los brazos. Ahora bien, al otro lado debe haber una luz amiga que nos ilumine con su calor. Está en juego la especie humana’.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.