La Diócesis tilda de “manipulación informativa” la grabación con los audios del obispo

La edición del lunes en EL PAÍS involucra a Carlos López en el presunto caso de abusos sexuales a menores del sacerdote Isidro López Santos.

La edición del lunes día 29 de octubre de El País publicó unas grabaciones en las que se involucra a Carlos López, obispo de Salamanca, en el presunto caso de abusos sexuales a menores del sacerdote Isidro López Santos. Dichos archivos manifiestan la voluntad del obispo de Salamanca de proporcionar una cuantiosa cantidad económica (en la edición publicada se habla de una cifra en torno a 300.000 euros y una paga mensual de 1.500 euros que nunca se llevó a cabo) a la víctima a cambio de mantener su silencio. Además, Carlos López dice en la conversación grabada: “Si tú quieres ir por otra vía tienes la vía expedita, pero me temo que no vas a conseguir nada. Civilmente no vas a conseguir nada porque ha prescrito. Sí, que la sociedad se entere, vale”.

La Diócesis de Salamanca ha salido al paso de este revuelo y controversia tildando la publicación de “manipulación informativa, que no tiene fundamento en las manifestaciones atribuidas al Obispo de Salamanca, y contamina la veracidad del conjunto de la información restante” y remitiéndose a un comunicado publicado en agosto de 2014, en el que afirma textualmente que manifiesta su compromiso con la verdad y la justicia, creando a la vez las condiciones jurídicas necesarias para garantizar la imparcialidad y la equidad en la comprobación de los hechos denunciados, y salvaguardando en todo momento el derecho a la intimidad y a la buena fama de todas las partes implicadas, así como todos los demás derechos de las víctimas y del sacerdote acusado”. Además, el comunicado anuncia el decreto de sancionar al sacerdote con la prohibición del ejercicio público del ministerio pastoral. Por último, afirma: “Esta comunidad diocesana manifiesta su profundo dolor por unos delitos que han lesionado la santidad del sacerdocio y han herido gravemente la vida cristiana de las víctimas y su comunión con la Iglesia. El Pastor diocesano pide a todos perdón, expresando a la vez el compromiso de que actos semejantes no se repitan nunca más”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.