El Edificio Histórico de la USAL y el Colegio Fonseca ya son accesibles para todos

Gracias a la colaboración entre la Universidad de Salamanca y la Fundación ACS en un claro ejemplo de "mecenazgo", tal y como indicó el rector.

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, y el vicepresidente del Grupo ACS, Antonio García Ferrer, han presentado esta mañana las actuaciones realizadas para lograr la accesibilidad integral en el Edificio de las Escuelas Mayores y en el Colegio Mayor Arzobispo Fonseca. Al encuentro con los medios de comunicación han asistido también el director de la Fundación ACS, José Mayor Oreja; el vicerrector de Economía, Javier González Benito; el exdirector de la Fundación ACS, Francisco Menor; los arquitectos Carlos Rojas (Fundación ACS) y Eduardo Dorado (Universidad de Salamanca); y el director del Servicio de Colegios y Residencias Universitarias, Javier Melgosa.

Ricardo Rivero señaló en la presentación de estos proyectos: “Estamos ante un ejemplo claro de mecenazgo desinteresado y de responsabilidad social por parte del Grupo ACS, porque gracias a este apoyo totalmente desinteresado hemos logrado que dos de los lugares más emblemáticos de la Universidad puedan ser disfrutados por personas con movilidad reducida. En este sentido, cabe señalar que la Fundación ACS ha financiado los costes de elaboración y de ejecución de estos dos proyectos de accesibilidad, por un importe de 250.000 , desarrollados en colaboración con la Unidad Técnica de la Universidad de Salamanca.

El vicepresidente del Grupo ACS, Antonio García Ferrer manifestó su satisfacción por “revertir en la sociedad los beneficios que obtenemos de nuestra actividad diaria, y sin duda la mejora de la accesibilidad y la eliminación de barreras arquitectónicas en edificios históricos es prioritario”. García Ferrer incidió en la dificultad que ello conlleva, pero gracias al mecenazgo que han asumido ha sido posible llevarlo a cabo para que “se incremente el turismo de personas discapacitadas que no podían visitar estos edificios por contar en sus dependencias con barreras arquitectónicas”. 

Ambos proyectos de ejecución de accesibilidad integral a personas con movilidad reducida plantean una intervención en el conjunto arquitectónico que trata de salvar las barreras arquitectónicas existentes en el acceso, así como en patios y accesos a las distintas dependencias colindantes a los mismos. Trata además de establecer actuaciones marcadas por la homogeneidad estética y que tengan en la medida de lo posible carácter desmontable. Así sucede en el caso del acceso a las salas situadas en torno al patio de las Escuelas Mayores además del elevador situado en el propio patio y el cambio de rampa.

En lo que se refiere al Colegio Mayor Arzobispo Fonseca, la intervención incluye el acceso desde las calles Espejo y Fonseca, la remodelación del acceso principal, los aseos y el acceso al restaurante y a los salones de actos y Pinturas. De igual modo, salva el desnivel en el salón de la chimenea y el existente en el paso del claustro al pasillo.

Eduardo Dorado, arquitecto de la Universidad de Salamanca afirmó que “de esta forma se pone punto final a un proceso muy largo y no extento de problemas en el que ha sido fundamental la aportación del Grupo ACS por su experiencia y la calidad de sus trabajos en otros edificios históricos como el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el monasterio de Yuste en Cáceres o el Palacio Real de Madrid”. Tanto él como el arquitecto de la Fundación ACS, Carlos Rojas, destacaron que “las intervenciones llevadas a cabo son mínimas y siempre respetando al máximo el monumento para que éste no pierda su valor histórico”. 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.