Funambulista: ‘los conciertos en Salamanca suelen ser muy afectivos, el público es vivo y sabe de música’

Cuando un artista evoluciona y cambia incluso su forma de presentarse al público, se puede creer que esto supone un gran cambio...

PAULA ZORITA

Cuando un artista evoluciona y cambia incluso su forma de presentarse al público, se puede creer que esto supone un gran cambio. No es el caso de Diego Cantero, ahora conocido como Funambulista, quien reconoce que queda toda la esencia de Diego en Funambulista, que ‘sigue siendo el mismo’ que cantaba en círculos pequeños, en cafés, en salas… sigue siendo el mismo que necesita el calor del público cerca y quien tiene la necesidad de ‘desnudar’ las canciones de los procesos de producción a las que se ven sometidas en los últimos tiempos y seguir tocando en acústico.

Creció soñando y convencido de que iba a ser músico mientras sus amigos fantaseaban con ser astronautas o bomberos y aunque su música ha evolucionado a un tono más pop que en los inicios, su alma es de cantautor. Así lo reconoce en una entrevista sincera y cercana en la que se muestra tal y como es, una persona sencilla. Canta en el CAEM el próximo viernes en un concierto enmarcado dentro del prestigioso Festival de las Artes de Castilla y León, Fácyl. Diego nos habla de sus inicios, de sus sueños, de la experiencia que está viviendo y de todos los cambios que han supuesto este éxito que, según él, ‘no ha sido repentino, lo llevo labrando muchos años’. Quizá ese sea el secreto, quizá por ello el cambio de Diego a Funambulista no ha sido tal…

SBN: Comencemos por el principio, Diego… me gustaría saber cuáles han sido tus referentes musicales…

DC: Yo empecé en la música por Pedro Guerra, Ismael Serrano, Javier Álvarez… Éstas fueron mis inspiraciones… Cuando cayó ‘Golosinas’, el primer disco de Pedro Guerra en mis manos, me cambió un poco la vida y así con todos los discos de los cantautores de los noventa. Tuve la suerte de tener un hermano mayor que mientras yo escuchaba cantautores él escuchaba a Nirvana y grupos más grunge en los que también puse la oreja. Nací con el origen de cantautor pero pronto derivé a otros estilos, heavy metal también… al final es que con los años llego a la conclusión de que me gusta la música y me da un poco igual el estilo.

SBN:Desde niño siempre has coqueteado con la música y siempre has tenido claro que este es tu lugar…

DC: Sí, siempre digo que cuando los demás niños querían ser astronautas o bomberos yo ya tenía claro que quería ser músico. Por suerte mis padres me apuntaron pronto a una academia para aprender piano y solfeo y desde los cinco años tuve relación con la música. Con 14 años comencé a escribir mis canciones y a los 17 años grabé mi primer disco. Pero bueno, al principio imaginas lo que puedes llegar a ser y en el camino te das cuenta y vas sabiendo lo que eres, que a veces es mucho más de lo que imaginabas.

SBN: Te has forjado en pequeñas salas, en cafés, en un ambiente muy íntimo y de máxima conexión con el público porque casi casi lo podías tocar… y ahora te encuentras en la otra parte, en la de cantar para más gente aunque sigues manteniendo un poco esa esencia de seguir en salas más reducidas y acústicos… lo consideras peor, mejor…

DC: Es mejor porque realmente llevo mi música a más sitios y a entornos donde nunca jamás pensé que tendría cabida, en grandes recintos… son cosas que ni siquiera imaginaba, pero veo que se hace comunión allí. Sin embargo, como bien dices, después de forjarme en garitos y ver las caras de la gente mientras estás tocando creo que algo queda ahí de enganche, con lo cual, mis giras de pequeños teatros y conciertos acústicos los sigo viendo como una necesidad vital.

SBN: Los artistas como tú os sentís más en este tipo de conciertos…

DC: Pues un poco sí, sobre todo ahora que todo va tan producido, tengo necesidad de ‘desnudar’ las canciones. Me gusta mucho recordar las cosas de donde vienen y cómo eran en un origen y creo que eso me mantiene siempre vivo porque los conciertos en acústico y en eléctrico son totalmente distintos y cada noche pasan cosas nuevas y procuro no caer en la rutina del que toca cada semana.

SBN: Y alguien con alma de cantautor, de sentir a la gente cerca, de ver las caras de tus seguidores… ¿cómo encaja el éxito que te ha llegado ahora?

DC: Pues como te digo mis referentes eran gente que tocaban en pequeños teatros y claro, yo nunca tuve aquella necesidad o pensamiento de querer llenar Las Ventas… pero la música te va regalando situaciones y la vida te va cambiando, por eso considero que sé disfrutar de este momento primero por todos los años que llevamos escalando y poco a poco y sin prisa.

SBN: ¿Y a la hora de asimilarlo?

DC: En realidad para mi viene de una manera natural. La suerte de estar muchos años en esto y no haber sido cuestión de un éxito repentino es que uno va teniendo tiempo de asimilar cada peldaño que subes y sobre todo para estar preparado también, porque hace unos cuantos años no estaba preparado para tocar en un recinto grande como las noches del Botánico que vamos a tocar en Madrid que es un recinto grande el 11 de julio donde despedimos Dual.

SBN: Dual… ese último disco en el que te han acompañado otros cantantes también muy reconocidos… ¿otro sueño cumplido?

DC: Absolutamente… contar con las voces que me inspiran y la gente que escucho en la radio es un auténtico placer… Para mi este disco fue un absoluto atrevimiento… un día me desperté muy optimista y descolgué el teléfono y comencé a llamar a gente a ver si se apuntaban a grabar conmigo con la sorpresa de que me lo pusieron muy fácil y en cuestión de tres meses estaban todas las colaboraciones grabadas y todo lo hicimos en el mismo estudio y sí, feliz de cantar con gente como Pablo Alborán, Dani Martín o Abel Pintos… son catorce personas a las que admiro profundamente y todos ellos tienen algo en común que es que escriben sus canciones y para mi hay un gran valor en eso.

SBN: Y hablando de tantos artistas y cantautores, tú, además de escribir para ti, lo haces para otros cantantes… ¿Te cuesta más o menos escribir sabiendo que lo van a cantar otras personas?

DC: En realidad me resulta más fácil escribir para terceros. Primero porque me gusta que me pongan unos límites donde escribir… cuando me hacen escribir para un intérprete escucho sus discos y escucho su música y veo qué lenguaje usa, a quién va dirigido, de qué manera… hablo con esa persona y me cuenta su vida y ya tengo una guía. Cuando escribo para mi es un folio en blanco tremendo que tengo que llenar de todo y sí, componer para mi me resulta más difícil.

SBN: ¿Qué queda de ese Diego en solitario en lo que es ahora Funambulista?

DC: En realidad todo menos el nombre… (risas), porque los mismos músicos que me acompañaban cuando era Diego me acompañan ahora. Cambiamos el nombre por una circunstancia y es que quizá mis canciones se iban un poco más allá de lo que es la canción de autor y se acercaban un poco más al pop y consideré que cambiando el nombre iba a ser más coherente con la música que estaba haciendo y se escuchaba.

SBN: Pero sigues siendo el mismo en esencia…

DC: Sí, sin duda. Sigo componiendo en mi casa, de hecho ahora mismo estoy metido de lleno y sigo viviendo el proceso de la misma manera. Primero yo solo en casa haciendo mis ideas y canciones y luego presentándoselas tanto al productor como a los músicos. El proceso lo vivo de la misma manera que al principio.

SBN: ¿Aunque la situación no sea la misma?

DC: Sí… es más sencilla y más complicada a veces (risas), es decir… ahora hay que viajar mucho pero estoy muy contento.

SBN: Y con esta situación nueva… ¿Qué sueños tienes, qué te queda por cumplir?

DC: En realidad me imaginaba mi sueño muy parecido a cómo estoy ahora, es decir, cuando uno no tiene grandísimas metas o metas extraordinarias vive más feliz. Con seguir levantándome cada día, metiéndome en mi estudio de grabación, saliendo de gira y tocando y si acaso que cada vez venga más gente a vernos es mi objetivo. ¡Que me quede como estoy y que la vida me vaya como me vaya mereciendo! (risas).

SBN: Conoces Salamanca bien, imagino, porque es un lugar mágico para los cantautores…

DC: ¡Claro! llevo años yendo a Salamanca a tocar y es muy especial su público porque consume mucha música, es súper vivo y que sabe mucho de ti. Los conciertos suelen ser mucho más afectivos que en otras ciudades. ¡Espero con ilusión este concierto!

SBN: Ha sido un placer charlar contigo, Diego. Muchas gracias…

DC: Gracias a ti por tu bonita entrevista…

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.