‘Piluca’, tamborilera por amor al folklore charro en un mundo de hombres

0
44

PAULA ZORITA

Lo que comenzó siendo una mera ‘aventura’ de niña, un ‘hobbie’, terminó siendo una reivindicación de libertad. De la libertad de la mujer y del derecho a poder hacer lo que siempre había sido una ‘cosa de hombres’. Pilar Marcos, más conocida como ‘Piluca’, es tamborilera y cantante de folklore charro y flamenco, por ese orden. Siempre ha sentido inquietud por la música, y a los 10 años, mientras se formaba en un grupo de coros y danzas, una gaita ‘cayó en sus manos’, y resultó ser con el tiempo su mejor aliada… ‘allí aprendí a bailar porque mi madre me apuntó como pudo haberme apuntado a gimnasia rítmica, cuando cogí la gaita me puse a tocar y pensé que era fácil…’.

A pesar de su corta edad, pronto empezaron a criticar su práctica, según ella misma afirma, se sintió infravalorada: ‘me decían que qué hacía tocando el tamboril cuando eso siempre había sido de hombres… me criticaron y no me echaron, porque me fui yo, obviamente. Yo tenía mucha inquietud, así que aprendí por mi cuenta’. No tenía formación musical, pero Piluca tenía una iniciativa y unas ganas de aprender que le sirvieron para que, a los 16 años comenzase a tocar sola después de haber entrado en la Escuela de Tamborileros de Garrido, donde a los diez años que entró era la única niña. Su primera actuación fue con las Águedas de Pizarrales y a partir de ahí la llamaron de muchos sitios. Aunque era ‘cosa de hombres’, qué duda cabe que una mujer tenía muchísimo tirón.

SBN: Pilar, hasta los 16 años estuviste aprendiendo y a partir de ahí fuiste a festivales, fiestas de pueblos… te vestías de charra y te ponías ‘el mundo por montera’…

PM: Sí, totalmente… después de actuar con las Águedas de Pizarrales me empezaron a llamar de más sitios. A mi me llenaba y me gustaba y a la gente le llamaba mucho la atención que fuese mujer, siempre desde el respeto. Sólo tuve que sufrir ese ‘desprecio’ cuando comencé… porque… en la mujer está fatal visto que se toque el tamboril, ¡eso no se puede hacer!, – afirma irónicamente -.

SBN: Me comentabas, que no tuviste formación musical, pero que te ha resultado siempre fácil aprender musicalmente hablando…

PM: Claro, yo comencé en un grupo de coros y danzas hasta que en un momento determinado me crucé con una gaita y me puse a tocar y vi que me salían las cosas de oído y sentí una fascinación tal, que ya no pude dejarlo. Esto del folklore es mucho de tradición oral… de hecho, hace unos tres años quise adquirir formación musical más completa y me ha resultado imposible. En su momento tuve iniciativa y ganas de aprender y eso fue lo que me movió.

SBN: En la Escuela de Tamborileros de Garrido si aprendiste mucho…

PM: ¡Por supuesto! y además era la única niña, fíjate, con diez años… recibí formación yendo además a festivales, fiestas… hasta que, como hablábamos al principio, surgió actuar con las Águedas de Pizarrales.

SBN: ¿Y cómo continúa tu andadura en el folklore charro?

PM: Más adelante, con 18 años, conocí a Pepe Gil Cacho, todo un referente del folklore charro y quien tiene varios discos de este género. Me propuso grabar con él cuando yo tenía esa edad, se trataba de cantar dos canciones y dije que sí porque me encantó el proyecto, ‘La Castaña’, se llamó el disco. Él mezclaba la gaita y tamboril con instrumentos más modernos. Durante la grabación de ese disco en el que yo colaboré conocí a Nano (a la guitarra), y a José Luis Ontiveros (teclado), José Luis Bote, un fenómeno de las castañuelas y al propio Pepe que toca la gaita y tamboril.

SBN: Además, tú siempre intentabas calmar tu ‘sed’ de aprender yendo de un lado para otro con auténticos referentes del folklore charro…

PM: Con todas esas ganas de aprender yo me ’empapé’ de aquella gente que tanto me enriquecía musicalmente y por ejemplo conocí a Nano y comencé a escuchar también flamenco. Yo no he dejado el folklore porque me apasiona, pero en lo otro, en el flamenco, he encontrado algo muy grande y hay un camino con el que yo alucino en cuanto a sonidos, compás… Pero no voy a olvidar nunca que el folklore charro fue mi inicio y mi base, lo que me ayudó a que mi mente tuviese una base y un compás ya asentado. Hay que tener en cuenta que el flamenco es una vuelta más al folklore y son muchas las semejanzas en cuanto a compás, ritmo…

SBN: Antes el folklore funcionaba… ¿por qué ahora no tanto?

PM: Pues yo creo que por la calidad y la cantidad; he llegado a la conclusión de que la calidad es súper importante porque hoy en día se ha perdido. Ahora no ves bailar por derecho ni tocar por derecho. En una escuela aprendes a bailarlo o tocarlo, pero con poca alma. Esto es como el flamenco, puedes aprenderlo también en la escuela, pero hasta que no te corres una juerga flamenca no sabes lo que hay; en el folklore es igual… si no aprendes de los viejos de la Alberca o yendo de bodega en bodega, es muy difícil que aprendas su significado completo y lo puedas tocar o bailar por derecho.

SBN: Y en cuanto a cantidad…

PM: En cuanto a cantidad; es mejor poco y bien que mucho y mal. Hubo años que la gente bailaba y tocaba pero debes ir al meollo y valorar y aprender de los viejos como yo al Guinda en la Alberca, a Titón en Mogarraz, que te volvía loca; en Salamanca tenías a tío Medes que tocaba en Villamayor, pero es que era gente que tenía toda la riqueza de hace cien años, y ahora no existe inquietud por conocer su obra.

SBN: ¿Qué ocurre a día de hoy, por qué no se valora tanto el folklore entre los jóvenes?

PM: Pues no sé, pienso que escuchan un tamboril y huyen… ahora no llama la atención. Cuando coincides con gente para la que es su modo de vida, lo vives con ellos como tal. Pero ahora tal y como está instaurado a nivel de instituciones lo primero y también a nivel de lo que hay aquí, creo que no se le da la importancia que se le debe dar para que la gente se acerque y bueno, aunque es tirarme piedras a mi tejado, creo que se le da mucha cabida a otro folklore que no es nuestro.

SBN: Los que sentís de esa manera el folklore tradicional, ¿no tenéis la necesidad de enseñarlo?

PM: Me gustaría enseñar, indiferentemente a hombres o mujeres, pero la verdad que no me lo planteo por tiempo. Ahora mismo hay niñas tocando, siguen siendo pocas, pero cuando yo empecé no había nadie.

SBN: ¿Existe un reconocimiento al nivel del esfuerzo que se haga en torno al folklore charro? Por ejemplo, Pepe Gil Cacho, que, como me dices, es pieza clave en esto de sacar discos, etc.

PM: Pues la verdad es que cuando yo le pregunto si pronto hará algo, me dice que le da pereza, su pena es que el reconocimiento no está al nivel del esfuerzo que hace. Los proyectos de Pepe son especiales, porque siempre da una ‘vuelta’ más… es un pedazo de músico, que estudia música, y siempre da otra perspectiva.

SBN: Tienes una hija… imagino que la educarás en la música y en los valores de que puede hacer lo que realmente quiera en la vida…

PM: Sí, está claro que eso va por delante, ella será lo que quiera al margen de ser mujer, es algo que no puede condicionar a ninguna mujer. Luego a mi hija le inculco la música; lo primero formación… Ella de momento se mueve con todo lo que oye, le encanta y yo veo que entona, así que en nada está metida en la Escuela de Música de Villamayor. Yo anhelo no haber tenido una formación musical, me doy cuenta de mis carencias y limitaciones que no me han permitido desarrollar esto de otra manera. No te digo que me fuese a dedicar a esto pero sí haber podido desenvolverme mejor.

Hoy, son muchas las mujeres, en diferentes ámbitos de la cultura, sociedad, ámbito laboral, que siguen sufriendo discriminación por el mero hecho de ser mujer. Pilar fue una ‘valiente’ que supo administrar todos esos comentarios negativos y no dejar que a ella también le pasasen factura negativamente. Un ejemplo de constancia y esfuerzo y por supuesto, de amor por lo suyo… salmantina como ninguna. Hoy guarda con mucho mimo cada recuerdo en forma de recorte de prensa o fotografía que simboliza cada peldaño del camino y la satisfacción de haber llegado a conseguir su objetivo: ser tamborilera.

VÍDEO: Piluca tocándole al Cristo de Cabrera en la romería del Cristo de este año 2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here