Alfonso Mendiguchía: “Salamanca, Los Absurdos Teatro y el verano es un triángulo equilátero perfecto”

0
43

TONI SÁNCHEZ

Palentino de nacimiento y salmantino de adopción es actor, doblador, director y autor de varios espectáculos teatrales. Doctor en comunicación por la Universidad Pontificia de Salamanca con la tesis “El actor en escena” y Licenciado en Ciencias de la Información en la misma universidad. Además, posee estudios de Doblaje en la academia AM (Madrid). Así se presenta Alfonso Mendiguchía, director, actor y alma máter de ‘Los Absurdos Teatro’, compañía salmantina que verano tras verano incluye entre sus numerosas actuaciones las rutas teatralizadas organizadas por el Ayuntamiento de Salamanca en el programa Plazas y Patios.

El currículum de Alfonso Mendiguchía es tan extenso que daría para escribir numerosos párrafos sobre él, pero cabe señalar que es autor de varias representaciones teatrales, ha participado en numerosas compañías y se le ha podido ver a través de la pantalla de televisión en series tan relevantes como Aída, 7Vidas, Los Serrano, La que se avecina, Cuéntame, Yo soy Bea… y un largo etcétera. Salamanca Buenas Noticias habla con él en una tarde de agosto, a punto de que el telón imaginario se levante para que de comienzo en las plazas y patios de Salamanca una representación de ”La ruta de los manuscritos”, su nueva ruta teatralizada que todos los fines de semana convierte las calles de nuestra ciudad en el más bello de los escenarios.

 

SBN: El nombre de ‘Los Absurdos Teatro’ vuelve a aparecer un año más en la programación cultural del Ayuntamiento de Salamanca en el programa Plazas y Patios, y año tras año, con una nueva propuesta. ¿En qué se basa la de este año?

AM: Este año es una ruta a través de la Salamanca que se cuenta en los Manuscritos de Luis García Jambrina (el de Piedra, el de Nieve y el de Fuego). La Salamanca de finales del siglo XV y principios del XVI, donde se producen los grandes cambios que configuran el centro histórico que conocemos, y que suponen los años de mayor esplendor del estudio salmantino. Un paseo en el que hacemos ‘revivir’ a los personajes que pueblan las novelas de Jambrina en una especie de cruce de tiempos que resucita a Fernando de Rojas para encontrar el último manuscrito inmerso en la ciudad: el Manuscrito del Tiempo.

 

SBN: ¿Podrías contarnos el porqué del curioso nombre de vuestra compañía?

AM: Pues el nombre nace del primer espectáculo, que en un principio se llamó ‘Absur-dos’ (luego cambiamos el nombre del espectáculo a ‘desnudo nadie es perfecto’). Era un espectáculo en el que dos personajes se veían inmersos en lo absurdo de tantos comportamientos que, por cotidianos, nos parecen normales. El espectáculo fue un éxito, con más de 500 representaciones, y a pesar del cambio del nombre, nosotros nos quedamos ya para siempre con lo de ‘los absurdos’. Cuando el proyecto se consolidó con un segundo montaje y formamos la compañía, no hizo falta elegir nombre: el nombre nos eligió a nosotros. Y así, a lo tonto, llevamos absurdamente ocho años y más de quince espectáculos.

 

SBN: ¿Resulta fácil ‘’reinventarse’’ año tras año para ofrecer algo nuevo al espectador salmantino en las calles de la ciudad?

AM: En el caso de los espectáculos que hacemos en Salamanca, las propuestas vienen dadas desde Turismo, con lo que el tema nos viene impuesto. Esto nos ahorra mucho trabajo de pensar (que ya lo hacen muy bien en esta entidad por nosotros), y ese trabajo sí es ímprobo. Una vez sabido el tema ya es nuestro terreno, comienza la maquinaria absurda y ahí tenemos la suerte de contar con una escenografía y unos personajes ‘reales’ que nos dan muchas posibilidades. Como dice Jambrina, Salamanca es casi un género literario y eso da mucho juego.

 

SBN: ¿Dónde reside el secreto del tremendo éxito de sus obras en la ciudad de Salamanca?

AM: Pues no lo sabemos, la verdad. Cada año nos sorprende la acogida de todas nuestras propuestas. A veces nos sentimos como el flautista de Hamelin cuando nos vemos recorriendo la ciudad con cientos de personas detrás. Imagino que el secreto sea que lo hacemos con mucho cariño y que lo trabajamos con mimo y siempre pensando en el público. Hacer las cosas con gusto siempre es un punto a favor para que todo salga bien.

 

SBN: ¿Sois realmente conscientes de que la gente espera con ansia vuestra obra de teatro en el verano de Salamanca?

AM: Pues no, pero nos alegra mucho saberlo. Para nosotros un verano sin venir a Salamanca es menos verano. Y si para alguien un verano en Salamanca sin nosotros también es menos verano, pues fetén. Salamanca, Los absurdos y el verano es un triángulo equilátero perfecto.

 

SBN: ¿Son los monumentos y las calles salmantinas el mejor escenario posible para un grupo como ‘Los Absurdos’?

AM: Bueno, a nosotros nos encanta cualquier escenario sea cerrado, abierto, grande, pequeño, monumental o de andar por casa. En cualquier caso, el mejor para nosotros es donde el público recibe nuestro trabajo con gusto y con alegría y, sin duda, las calles de Salamanca nos reciben de forma inmejorable. Desde luego, si repetimos aquí es porque estamos encantados… y además tenemos una escenografía de diez sin necesidad de llamar a ningún escenógrafo.

 

SBN: ¿Qué preferís: la cercanía del público en la calle o verlos sentados abarrotando un teatro de importancia a nivel nacional?

AM: Para qué elegir si podemos desear ambas cosas, ¿no? La verdad es que nos movemos bien tanto en espectáculos itinerantes como en los de sala y estamos a gusto en ambas. La cercanía aporta un grado de improvisación y de ‘cintura’ que es una escuela maravillosa para la interpretación. Y la sala es nuestra auténtica casa, el lugar donde más nos gusta estar. La combinación al final es perfecta para seguir aprendiendo y mejorando.

 

SBN: ¿Es quizá ese punto de improvisación en cada representación con el público tan cercano en la calle lo que hace que estas representaciones sean tan atractivas para todos los públicos?

AM: Posiblemente. La incertidumbre del momento presente y lo exclusivo de cada función es lo que hace mágico el teatro. Y si, además, es en un teatro itinerante con el público viajando literalmente contigo, pues lo imprevisible del encuentro es de las cosas más emocionantes que pueden darse en un espectáculo.

 

SBN: Además de en la capital salmantina, en los próximos días actuáis en el Festival de Teatro de Castilla y León que se celebra en Ciudad Rodrigo. ¿Qué ofreceréis allí?

AM: A Ciudad Rodrigo vamos con el montaje ‘A protestar a la Gran Vía’, que estrenamos hace un año en el teatro Lara de Madrid y con el que desde febrero estamos de gira por toda España. Lo cierto es que se nos ofreció la posibilidad de ir a la Feria y no lo pensamos ni un instante.

 

SBN: ¿Qué diferencias hay a nivel interpretativo y técnico entre una obra que se desarrolla a pie de calle a una que se representa en un teatro?

AM: Bueno, quizá técnicamente la mayor diferencia sea la necesidad en la calle de hacer un poco más grandes las cosas y bajar un punto el ritmo para llegar al público a pesar de todos los imprevistos que se pueden dar (ruido, coches, gente hablando, trampas varias en forma de contenedores, cruces…) Por lo demás, no difiere demasiado la cosa.

 

SBN: También tenéis espectáculos programados durante estos días en el Teatro Alfil de Madrid… ¿cómo conseguís compaginarlo todo?

AM: Pues la verdad es que llevando todo muy bien apuntadito en un calendario absurdo que preside nuestra casa. Hasta que no tenemos todos los huecos rellenos, no paramos…

 

SBN: Y también habéis recorrido el panorama nacional con la gira absurda y la obra “A protestar a la Gran Vía”.

AM: Sí, la verdad es que llevamos unos años en los que no nos podemos quejar y, especialmente, este último año las cosas han salido muy bien y la gira con ‘A protestar a la Gran Vía’ está siendo muy fructífera y nos está dando muchas alegrías. Ahora cruzamos los dedos para que sigamos así.

 

SBN: Con una dilatada trayectoria a tus espaldas, a nivel personal como director y actor de ‘Los Absurdos’, ¿cuál es la representación en las calles de Salamanca que más te ha satisfecho y llenado interiormente?

AM: Pues no sabría decir… todas han tenido su aquel y las recuerdo con cariño, aunque por destacar dos de las que quedé muy satisfecho son la ruta de Santa Teresa y la interpretación de Unamuno en su casa Museo, donde me transmutaba en don Miguel y viaja a través de sus escritos y recuerdos vitales. Un lujo poder interpretar a Unamuno y en un lugar tan emblemático como fue su casa cuando era rector de la Universidad.

 

SBN: ¿Cuál es el objetivo que os marcáis con cada obra de teatro?

AM: Hay varios, en este orden: que el resultado nos guste a nosotros, que le guste al público, que les guste a los programadores… y que podamos hacerlo muchas veces.

 

SBN: Para terminar, ¿qué representación te gustaría llevar a cabo en las calles de Salamanca? ¿Hay ya alguna idea en el tintero?

AM: De momento, con seguir siendo durante este mes Fernando de Rojas voy servido, aunque habrá que ir pensando. ¿Alguna sugerencia?

 

SBN: La pensaremos y la trasladaremos ‘absurdamente’. ¡Muchas gracias y “mucha mierda”!

 

 

(La Ruta de los manuscritos, obra itinerante por las calles de Salamanca a cargo de ‘Los Absurdos Teatro’, se representa los sábados y domingos de agosto a las 12 y a las 20 horas, con salida en la plaza del Concilio de Trento, enmarcada dentro de la programación de Plazas y Patios, organizada por el Ayuntamiento de Salamanca).

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here