“Algarabía”: bienestar y confort para cien animales

Hablamos con Fredes Barbero, la presidenta de la Asociación Salmantina Protectora de Animales y Plantas (ASPAP).

TONI SÁNCHEZ

Fredes Barbero, presidenta de la Asociación Salmantina Protectora de Animales y Plantas (ASPAP), señala entre una sonrisa que con el paso del tiempo va acumulando “cargas, que no cargos”, dentro de la protectora que preside. “Hay muchísimo trabajo entre lo que hay que hacer en el refugio y todo el tema de papeleos que hay que tramitar fuera de él”, señala Fredes antes de explicarnos cómo es el refugio donde están instalados desde hace cuatro años en el término municipal de El Pedroso de La Armuña , contando con un núcleo zoológico autorizado por la Junta de Castilla y León, siendo de este modo la única asociación de este tipo en disponer de él en la provincia de Salamanca.

Dieciséis mil metros cuadrados de prado para que los animales que llegan a ASPAP cohabiten en unas condiciones inmejorables. “En verano y en primavera esto es una maravilla”, afirma emocionada la presidenta de ASPAP, quien explica que el refugio se ha ido construyendo poco a poco. Primero hicimos los recintos para los animales y a medida que nos iban dando de paso las instalaciones, hemos ido construyendo más, todo ello dentro de la legalidad que marca la Junta de Castilla y León, para hacer realidad un sueño que teníamos. Además, el refugio está construido con materiales aislantes para garantizar el bienestar y el confort de los animales mientras que estén ahí. Unos tardarán poco tiempo en encontrar una familia de adopción, pero otros, en los que “no se fija nadie”, según afirma Fredes, vivirán ahí el resto de sus días.

ASPAP, que este año celebra su trigésimo aniversario, no cuenta con ninguna ayuda institucional ni subvención pública, por lo que la colaboración ciudadana se antoja fundamental para la supervivencia de la asociación y de los más de cien animales que viven en “Algarabía”, el refugio que lleva por nombre el título de una canción del compositor y guitarrista salmantino José Luis Encinas, padrino del enclave privilegiado de la Asociación Salmantina Protectora de Animales y Plantas.

El día a día en ‘’Algarabía” consiste en atender a los más de cien animales, tanto en sus necesidades alimentarias como de limpieza, así como llevar a cabo todo tipo de medidas sanitarias y veterinarias. “Además, se les da muchísimo cariño”, afirma Fredes, quien continua: “Todos los animales, a pesar de haber pasado episodios traumáticos en sus vidas, acaban confiando de nuevo en la mano humana”. La presidenta de ASPAP indica que la “Love Terapia” no falla con los animales, ya que a base del cariño y de quererlos mucho, se consigue todo su afecto y lealtad.

En cuanto a la variedad de comportamiento de los animales, que en su mayoría proceden del abandono callejero o de familias económicamente débiles que no pueden ya hacerse cargo de sus mascotas, Fredes explica que los perros son muy cariñosos y que corretean libremente por el gran prado del que disponen. Sin embargo, los gatos son diferentes, más recogidos, por lo que para ellos las instalaciones son seis gateras, tres grandes y tres pequeñas. En las gateras pequeñas caben unos diez gatos y ahí están ubicados los cachorros y los gatos que ya no se valen por sí mismos y necesitan un cuidado más específico. En las gateras grandes tienen sus camas con sus mantas, cajas de madera hechas por colaboradores para que jueguen y se muevan libremente por ellas.

Además, una oveja se ha convertido en una institución dentro del refugio, ya que según explica la presidenta de ASPAP, “llegó siendo un corderito de manos de la Policía Nacional ya que fue encontrada en una redada en un barrio periférico salmantino, y ya lleva con nosotros trece años. El corderito se ha convertido en una señora oveja y se llama Heidi. Ella es una nube blanca dentro del refugio, y se pasea libremente comiendo hierba y los cereales que le proporcionamos”.

Fredes nos relata que en el día a día se encuentran historias conmovedoras y muy tristes, como la vivida hace escasos días: “Hace unos días llamó una señora diciendo que no tenía nada para comer, ni ella ni el gato, y nos dijo que la noche anterior había cocido una patata para poder comer algo los dos. Inmediatamente le ofrecí toda nuestra ayuda, tanto a ella como al gato que la señora había criado tras encontrarlo abandonado en la calle. Cuando fui a su casa a por el gato, ya que ella no quería ayuda para ella, me dio muchísima pena. Quería con locura a su gato y entre lágrimas decidió que lo mejor era que el animal viniera a la protectora porque ella decía que no estaba capacitada para cuidarlo. La situación era tremenda, pero por fortuna el gato Opi ha encontrado una familia de acogida”.

Para colaborar con la Asociación Salmantina Protectora de Animales y Plantas existe un amplio abanico de opciones, según las condiciones de cada uno. La presidenta de la asociación explica que se puede colaborar de varias formas. Cualquier persona puede colaborar con ASPAP como voluntario para cuidar de los animales en el refugio y desempeñar las tareas que en “Algarabía” se llevan a cabo a diario. “Esto es importantísimo para nosotros”, señala Fredes, quien anima a la gente a colaborar en ese sentido: “Que no se piensen que sólo vienen a limpiar. Hay que jugar con los animales, estar con ellos y darles mucho cariño. Se necesita gente involucrada, en función de sus obligaciones laborales y familiares, que quiera hacer eso”.

Además, se puede hacer socio de ASPAP para colaborar económicamente con cuotas a partir de 6€ al mes. Se puede también apadrinar a un animal, de forma que la ayuda económica vaya íntegramente destinada a ese perro o gato en concreto. Y la última forma de colaborar es la adopción, que es el encontrar una familia y un hogar adecuado para cada animal: “Adecuamos los animales a las familias y a su forma de vida, ya que nosotros conocemos el carácter del perro o gato que quieren adoptar. La adopción es una responsabilidad compartida”, finaliza Fredes, quien la próxima semana nos dará unos consejos fundamentales para la compra de mascotas en estas fechas navideñas, ya que se ha convertido en uno de los regalos preferidos por los más pequeños de la casa, pero implica una serie de responsabilidades que no deben pasarse por alto.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.