Broche de oro de Unionistas al 2018

Los de Roberto Aguirre noquearon al Coruxo y le endosaron un contundente 4-0 gracias a los goles de Carlos de la Nava, Góngora, Unai y uno en propia meta.

TONI SÁNCHEZ

Goleada de Unionistas de Salamanca al Coruxo, que llegaban al duelo empatados a puntos en la tabla clasificatoria, para cerrar de forma brillante este año 2018. Muy pronto se adelantó el conjunto local, al introducir el balón un defensa gallego en la portería visitante tras un centro de Javi Navas desde la banda derecha. Tres minutos después del 1-0, Guille Andrés se plantó solo delante de Alberto para hacer el 2-0, pero el portero del Coruxo salió victorioso del mano a mano. Estas acciones asentaron a Unionistas en el partido, muy sólido una jornada más y sin conceder espacios entre líneas a un Coruxo con una ‘caraja’ monumental en el primer tiempo. Los verdiblancos apenas inquietaron a Molina con un disparo de falta al que respondió de forma espectacular el guardameta del equipo salmantino. El 2-0 fue obra de Carlos de la Nava tras una bonita combinación junto a Guille Andrés, que tras un pase filtrado entre la defensa visitante, dejó sólo a De la Nava para, con mucha sangre fría, anotar el segundo para Unionistas.

Tras el paso por vestuarios, el Coruxo se hizo con el control del esférico frente a un Unionistas más replegado y asumiendo menos riesgos que en la primera parte. Combinó bien el equipo gallego en los primeros veinte minutos del segundo tiempo, encerrando a los de Aguirre en el área y llegando con peligro a las inmediaciones de un soberbio Molina, que evitó el tanto en dos ocasiones tras sendos tiros de Juampa y en otros dos mano a mano con Mateo y Samanes. Cuando mejor estaba el Coruxo, y más sufrían los locales, De la Nava fue derribado en el área en la primera llegada con peligro de Unionistas en el segundo tiempo. El árbitro decretó penalti, Góngora anotó con la zurda y el partido quedó visto para sentencia. Aún tuvo tiempo el equipo charro de poner la guinda al pastel con una jugada de tiralíneas que Unai Hernández definió a la perfección ante la salida del portero visitante tras un pase medido de Carlos de la Nava, muy destacado en el día de hoy. La despedida de la afición al equipo fue sinónimo de lo visto en el campo: entrega, coraje y sacrificio para poner el broche de oro a un 2018 histórico con el ascenso del equipo a Segunda División B y la consolidación, jornada tras jornada, de un proyecto que apunta alto.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.