‘A fuego lento’ se forja el futuro en El Pilar

Nos vamos hasta 'El Puerto de la Calderilla', donde pasta la ganadería de El Pilar, para conocer una de las faenas de campo más antiguas que existen: el herradero.

PAULA ZORITA / TONI SÁNCHEZ

Nos vamos hasta ‘El Puerto de la Calderilla’, donde pasta la ganadería de El Pilar, para conocer una de las faenas de campo más antiguas que existen: el herradero; en el que las reses se marcan para oficializar así su fecha de nacimiento y dotar a cada becerro y becerra de un número, que irá siempre acorde con la identificación que se les pone al nacer en los llamados crotales.

Moisés Fraile, titular de la ganadería, puede ver con orgullo desde un lugar privilegiado, cómo sus hijos y nietos continuan trabajando por seguir adelante con la ganadería. De hecho, lo que más llama la atención es la disposición de los niños, nietos del ahora titular, a participar activamente en esta labor y además  disfrutar de ella.

Son los hijos de Moisés, Pilar y Moisés, los que llevan la batuta ahora del trabajo que genera la ganadería, además de los encargados de inculcar los valores de la Tauromaquia a sus hijos, que, a juzgar por las imágenes, ya van teniendo constancia del camino que deben seguir y una afición bastante notable.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.