Los comercios salmantinos se preparan para las rebajas y esperan un repunte interanual de ventas del 5%

AESCO, integrada en CES, insiste en la necesidad de recuperar un calendario oficial de rebajas y acabar con la avalancha de descuentos generalizados.

El pequeño y mediano comercio afronta sus tradicionales rebajas de invierno con la esperanza de que éstas supongan un repunte interanual de las ventas de entre un 3% a un 5% con respecto al mismo periodo del año pasado.

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio (AESCO), integrada en CES, es, por tanto, ligeramente optimista y espera que las ventas de los meses previos se vean compensadas de alguna forma por este periodo de rebajas. Una campaña que es enormemente importante para el comercio minorista y que en determinados sectores puede llegar a suponer hasta el 40% del total de ventas de todo el año.

La mayoría del sector reconoce que el resto de promociones fuera de estos períodos han impactado negativamente sobre las rebajas tradicionales. El presidente de AESCO, Benjamín Crespo, explica que “el efecto llamada de las rebajas se ha perdido en cierta manera y ahora nos encontramos con promociones todos los meses, más o menos agresivas, lo que hace que el consumidor pierda el interés real y todo esto tenga su reflejo directo en una reducción de las compras en rebajas”.

A pesar de ello, cabe destacar que mientras en el ‘Black Friday’ y la campaña de Navidad y Reyes los regalos y artículos de tecnología copan las compras, durante las rebajas los  protagonistas son los artículos textiles y de uso personal. Como viene siendo habitual en estos últimos años, las ventas se concentrarán en los primeros 10 ó 15 días, pudiendo llegar los descuentos hasta un 70% al final de las rebajas.

Desde AESCO se entiende que el actual modelo liberalizado “desorienta al consumidor y ha cambiado sus hábitos, ya que no tiene la necesidad de comprar en unas fechas determinadas para poder encontrar los productos más baratos”. Por tanto, “el objetivo inicial de las rebajas, que era ayudar a los comerciantes a dar salida al stock acumulado al final de cada temporada, se ha perdido claramente”.

En este contexto, desde AESCO junto con la Confederación Española de Comercio (CEC), en la que está integrada, vuelven a pedir a la Administración pública que “establezca un periodo de rebajas mejor definido en el calendario”, como sucedía hasta julio de 2012, puesto que “permitiría una mejor promoción de las rebajas y una mayor aceptación de las mismas”.

Así creen urgente activar a la mayor brevedad posible la mesa de diálogo anunciada por la ministra Reyes Maroto, que estudiará las consecuencias de la liberalización de 2012 en el comercio minorista. En esta mesa se insistirá en la necesidad de volver a unos periodos regulados de rebajas que pondría fin a la avalancha de los descuentos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.