Cambiada la última señal de 100 por la de 90 km/h de la provincia salmantina

La subdelegada del gobierno en Salamanca y el Jefe de Tráfico en nuestra provincia han acudido al acto simbólico celebrado a la altura de Castellanos de Moriscos.

PAULA ZORITA

Hoy se ha llevado a cabo de manera simbólica el cambio de la última señal de tráfico con velocidad limitada a 100 que quedaba en nuestra provincia y que ha pasado a tener la limitación de 90, tal y como se ha acordado desde el Ministerio de Fomento en toda la red de carreteras secundarias del ámbito nacional. Mañana entra en vigor la norma con la que se pretende frenar el número de víctimas mortales que anualmente se cobran este tipo de carreteras.

En el acto, celebrado a la altura de Castellanos de Moriscos, han estado presentes tanto la Subdelegada del Gobierno de España en Salamanca, Doña Encarnación Pérez, como el Jefe de Tráfico en Salamanca, Miguel Moreno. Encarnación Pérez ha querido dejar claro que este cambio no se ha realizado de manera aleatoria ni ‘caprichosa’: ‘la razón fundamental por la que se cambia a una velocidad inferior es evitar accidentes y muertes que se están produciendo por la velocidad. Concretamente en Salamanca en el pasado año, de los nueve accidentes que hubo, seis tuvieron que ver con la velocidad en las carreteras secundarias como esta’.

En el caso de la provincia salmantina, se han cambiado las señales de las carreteras nacionales 620, 630 y a las 501, son aproximadamente unos 170 km, un total de 52 señales nuevas. Encarnación Pérez ha destacado que este cambio ‘nos equipara al resto de Europa. En este momento, la mayoría, a excepción de cinco países estamos en este tipo de carreteras a 90 km/h. Esperemos que esto, junto a los controles y mantemiento de estas vías cumplan con el fin que se persiga y recordar que hay muertes que se pueden evitar’.

Miguel Moreno por su parte, ha aclarado una cuestión importante: ‘queremos dejar claro que antes el usuario de las carreteras podía diferenciar entre las que tenían o no metro y medio de arcén y en función de eso había una limitación u otra. Ahora todas tienen la limitación de 90 km/h’.

Moreno también ha apuntado que los nuevos rádares ya están trabajando y ‘sobre todo lo están haciendo en este tipo de carreteras convencionales y se va a incluir con los límites nuevos’. Por otro lado, ha aclarado que ‘tanto turismos como motocicletas quedan con la limitación de 90 y camiones quedan en 80 y autobuses que dispongan de cinturón se mantienen en 90. La diferencia de velocidad entre turismos ligeros y pesados se reduce considerablemente, algo que también puede evitar el núermo de adelantamientos, que influye directamente en los accidentes de tráfico’.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.