Aumenta el número de camas y profesionales en los hospitales para hacer frente a la gripe

Según los modelos establecidos para Castilla y León, la incidencia continuará aumentando y se alcanzará el máximo en 3-4 semanas.

Durante los meses invernales, los centros sanitarios de Castilla y León presentan habitualmente un aumento de su actividad asistencial motivado, entre otras causas, por coincidir con las semanas de mayor incidencia de la epidemia estacional anual de gripe, lo que suele requerir un incremento de las atenciones en los servicios de urgencias y de las hospitalizaciones.

Para hacer frente a esta situación, la Consejería de Sanidad tiene en marcha un año más el ‘Plan de contingencia de invierno 2018-2019’, con el objetivo de organizar la actividad y adaptar los recursos en función del impacto de la epidemia gripal. Entre la semana 45 de 2018 y la 3 de 2019 se monitorizan diariamente diversos indicadores para organizar esta respuesta: presión asistencial de consultas y urgencias en Atención Primaria, actividad de emergencias sanitarias, urgencias atendidas, ingresos y altas hospitalarias, índice de ocupación, porcentaje de urgencias ingresadas y suspensiones de cirugía programada.

Hasta el momento, según los datos remitidos por los hospitales públicos de Castilla y León entre el 5 de noviembre de 2018 y el 20 de enero de 2019, no se han registrado incidencias reseñables. En la tercera semana del año, el número de urgencias atendidas en los 14 hospitales fue de 21.199, una media de 3.028 urgencias diarias, por lo que se han incrementado un 4 % respecto a la misma semana de 2018. Por su parte, el índice de ocupación de camas está en un 79,7 % de media –la media anual es del 71,1 %- y no se han producido desprogramaciones quirúrgicas por aumento de la demanda en este periodo.

En esta semana 3, el número de ingresos total en los hospitales de Castilla y León ha sido de 5.309 y el número de altas, de 5.242. Del total de urgencias atendidas fueron ingresadas el 16,8 %, proporción similar a la del año anterior.

En el caso de la Atención Primaria, la actividad se ha incrementado entre un 5 y un 10% entre la semana 45 de 2018 y la 3 de 2019. La presión asistencial media de los profesionales fue similar a la del año anterior: la de los médicos de familia en los centros de salud urbanos fue de 38,6 pacientes por día; de 27,5 en el caso de los pediatras y de 17,3 para los profesionales de enfermería; en los centros rurales la presión fue inferior.

Las llamadas con demanda asistencial a emergencias sanitarias se han incrementado en un 13 % desde la semana 45, pasando de 4.996 semanales a 5.650 en la semana 3 de 2019. Por su parte, el teléfono de atención pediátrica recibió en esa semana 511 llamadas de consulta.

Los centros sanitarios de Sacyl han incrementado sus recursos para dar respuesta a este incremento de la demanda asistencial. Se han incrementado en 217 las camas hospitalarias en servicio con motivo del plan, mientras que el aumento de profesionales en los centros hospitalarios ha sido de 220: ocho médicos, 99 enfermeros, 96 auxiliares de enfermería y 17 celadores.

En Atención Primaria, a los refuerzos habituales en los fines de semana, se ha añadido el incremento en distintas fechas de seis profesionales de enfermería y seis facultativos médicos en diversos centros. Por su parte, la gerencia de emergencias sanitarias ha ampliado el horario de funcionamiento de seis unidades de soporte vital básico la noche del 31 de diciembre.

Incidencia de la gripe

En cuanto a la incidencia de la gripe, en la semana 2 de 2019 la incidencia estimada de síndrome gripal en Castilla y León alcanzó los 87 casos por 100.000 habitantes, situándose por encima del umbral epidémico para esta temporada -51 casos por 100.000- y, por consiguiente, iniciándose el periodo epidémico estacional. En la semana 3/2019, la tasa casi se triplica, alcanzando los 236 casos por 100.000 -datos actualizados a 24 de enero-, acercándose al nivel de intensidad medio de acuerdo con los históricos de las pasadas 10 temporadas.

Por grupos de edad, los adultos de entre 25 y 75 años presentan tasas acumuladas un 50 % superiores a las de la temporada anterior, lo que, de mantenerse esta dinámica, podría suponer un aumento de casos graves y hospitalizaciones en las próximas semanas. Los virus detectados, tanto en muestras centinelas como en pacientes hospitalizados, se reparten por igual entre el tipo A(H1N1)pdm09 y A(H3N2) y las cepas circulantes en Europa del subtipo H3 podrían estar detrás de esa mayor afectación de la población adulta. No existe, sin embargo, ningún dato que indique problemas de efectividad de la vacuna. En los datos de la Red centinela los casos vacunados representan el 10 %, similar a temporadas precedentes.

Según los modelos establecidos para Castilla y León, la incidencia continuará aumentando y se alcanzará el máximo en 3-4 semanas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.