El Sistema de GAP reduce a un 57% las averías en la red de agua

Durante 2018 se registraron 83 averías en la ciudad, frente a las 194 del año 2017. Actualmente, 14 nuevas calles de la ciudad comenzarán en aproximadamente en un mes con la renovación

La red de distribución de agua potable de Salamanca cuenta con más de cuatrocientos kilómetros de tuberías de diversos materiales y diámetros. Dos tercios son de fundición dúctil, pero todavía queda una tercera parte de fibrocemento, las más antiguas y las que protagonizan la práctica totalidad de las averías. Para detectarlas y prevenir las roturas de tuberías, el Ayuntamiento, a través de Aqualia, puso en marcha el Sistema de Gestión Activa de Presiones (GAP). Los resultados son muy positivos y cumplen las previsiones.

De este modo, María José Fresnaillo, concejala de Medio Ambiente, ha explicado este martes que con la implantación de este sistema inteligente las averías en la red de agua se han reducido a más de la mitad. Así, de un promedio de 162 averías entre 2015 y 2017, siendo 194 durante el último de estos ejercicios, se pasó a 83 el año pasado, una disminución del 57%. En algunos meses de 2018, sobre todos los habitualmente más problemáticos, las averías se redujeron a la tercera parte.

Con la implantación del GAP se aumenta en dieciséis años la vida útil de las tuberías y se disminuyen las pérdidas de agua en un 3%. También propició que el año pasado se necesitara producir en la estación potabilizadora casi un millón de metros cúbicos menos que el promedio entre los años 2012 a 2018, ahorro equivalente al consumo medio anual de una población de quince mil habitantes. El GAP, al regular la presión en la red cuando hay menor demanda de agua e ir optimizando esta presión según demanda, además de reducir las averías, minimiza las pérdidas.

Fresnadillo ha destacado que la implantación del Sistema de Gestión Activa de Presiones ha supuesto un importante avance para mejorar el servicio que el Ayuntamiento presta a los vecinos, reduciendo las molestas consecuencias de las averías en la red de distribución de agua.

La Gestión Activa de Presiones se controla desde la Planta Potabilizadora de Salamanca. Hasta su centro de mando y visualización, desde donde profesionales de Aqualia coordinan este sistema inteligente, llegan a diario más de 10.000 datos que permiten tener monitorizada la red de forma permanente para mejorar la calidad del servicio evitando averías, minimizar las perdidas y los sectores afectados en el caso de producirse las mismas.

Inversión de seis millones de euros para mejorar la red de agua

Además, el Ayuntamiento renovó el año pasado 6.691 metros de tuberías, con una inversión de 1,8 millones de euros, en gran parte de los barrios Chinchibarra y Prosperidad, además de la plaza del Mercado, el paseo de Canalejas y las calles Vaguada de la Palma, Ancha, Sierpes, Cuesta de Oviedo, San Arcadio, María la Brava, Cardenal Almaraz y prolongación de Gran Capitán. Desde el año 2015 el Ayuntamiento ha renovado más de 21 kilómetros de redes de fibrocemento, gracias a una inversión superior a los seis millones de euros.

El Consistorio salmantino continuará trabajando en esta línea con el fin de reducir las averías. Próximamente se procederá a la renovación de otras catorce calles del barrio Prosperidad y de la zona de la Avenida de La Aldehuela para prestar un mejor servicio a las personas de Salamanca. En concreto, renovará 1.408 metros lineales de la red en las calles Domingo de Betanzos, Tomás San Martín, Luis de Góngora, Hornazo, Mariseca, Mariquelo, Estrecho de la Aldehuela, Almería, Antonio Montesinos y Camino Estrecho, del barrio Prosperidad; y otros 946 metros en el Camino de las Aguas, Avenida de la Aldehuela, Abraham Zacut y Lucio Marineo.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.