Los alumnos de Maristas plantan el primer ‘Ulmus minor’ resistente a la grafiosis

Se trata de los primeros olmos autóctonos resistentes a la grafiosis que se plantan en Salamanca con el objetivo de recuperar una variedad que ha ido desapareciendo.

El Plan Especial de Protección de la Infraestructura Verde y la Biodiversidad de Salamanca (PEPIVB) comienza a ser una realidad. El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y el jefe del Área de Recursos Genéticos Forestales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Felipe Pérez Martín, han procedido hoy, junto a alumnos del Colegio Marista Champagnat, a plantar en Salas Bajas el primero de los 93 Ulmus minor, resistentes a la grafiosis, procedentes del ‘Programa Nacional de Mejora y Conservación de los Recursos Genéticos de los Olmos Ibéricos’.

Se trata de los primeros olmos autóctonos resistentes a la grafiosis que se plantan en Salamanca con el objetivo de recuperar una variedad que ha ido desapareciendo de muchos lugares de la Península Ibérica por esta enfermedad en los árboles. La Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal los ha obtenido a partir de otros ejemplares de Ulmus minor cuya resistencia está probada. Durante los próximos días se plantarán los demás árboles en diez parajes de la ciudad, dentro de terrenos del Ayuntamiento de Salamanca con el mantenimiento de los servicios municipales, proporcionando una adecuada protección frente al vandalismo y la presencia de animales sueltos.

En concreto, 25 se ubicarán en el Parque del Baldío, agrupados en bosqueje y protegidos por un vallado, pues en este parque está permitida la presencia de animales sueltos; 20 en el Cerro de San Vicente, en un paraje donde originariamente había olmos junto al yacimiento arqueológico que constituye el origen de la ciudad de Salamanca; 10 en el Parque de Don Juan Tenorio, junto a la calle Antonio Llorente Maldonado, agrupados en bosqueje y con riego automático; 8 en la ribera del Tormes entre la estación depuradora municipal y el Puente de Juan Carlos I, en uno de los meandros de la orilla derecha del río, en segunda línea de ribera; 7 en la ribera del arroyo Zurguén en Salas Bajas, junto al Parque de Antonio de Nebrija; 6 en la ribera del arroyo Zurguén, colindantes a la Vía de la Plata, protegidos con tubos para evitar ser roídos o dañados por la fauna; 6 en el Parque Botánico de Huerta Otea, en segunda línea de la ribera, donde ya hay sesenta especies de plantas; 5 en el Parque de los Jesuitas, entre las pistas deportivas y la zona de juegos infantiles; 4 en el paseo del Rector Esperabé, en una zona ajardinada con riego automático; y 2 en el parque de La Alamedilla, en los dos parterres con menos densidad para garantizar su crecimiento en este pulmón de la ciudad.

Salamanca cuenta con más superficie de parques y jardines por habitante que la media española, según el último estudio en el que ha participado la Federación Española de Municipios y Provincias. En los últimos años, el Ayuntamiento ha realizado un importante esfuerzo para mejorar los parques y jardines existentes, así como para aumentar el número de elementos vegetales. Prueba de ello es una inversión ejecutada superior a los 4,4 millones de euros en la mejora de estos espacios públicos, más otros 2,1 millones en fase de licitación o ya adjudicados. El Consistorio también ha llevado a cabo desde 2011 la plantación de 4.621 árboles y se encuentra en licitación el contrato de suministro y plantación de 481 árboles en diversas zonas de la ciudad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.