Isabel Martín: ‘Creo que a las mujeres nos falta ambición ‘sana’

Charlamos con Isabel Martín, Directora de Caja Rural de Salamanca, otra de las tres galardonadas que el próximo viernes recibirán por parte del Ayuntamiento el reconocimiento a su trayectoria en el Día de la Mujer.

PAULA ZORITA

Siguiendo la estela de entrevistas a las galardonadas por el Ayuntamiento de Salamanca el próximo viernes con motivo del Día de la Mujer, nos encontramos con otra de las mujeres que, por trayectoria y profesionalidad, lo merecen. Ella es Isabel Martín y ostenta el cargo de Directora General de la entidad financiera Caja Rural de Salamanca. Isabel dice no estar muy acostumbrada a que su trabajo se vea recompensado en el ‘exterior’, porque es más bien un trabajo de ‘despacho’, pero bien es cierto que no deja de ser una labor encomiable y un ejemplo a seguir por muchas de las mujeres que quizá, quién sabe, aspiren a ocupar un cargo de relevancia como el suyo. Charlamos con ella para conocer más de su vida profesional y personal…

P.Z: El Ayuntamiento de Salamanca distingue el próximo viernes a mujeres que son ejemplo para el resto en el Día de la Mujer, ¿qué significa para ti un galardón de esta categoría?

I.M: Yo te voy a confesar que hubo un momento de incredulidad cuando me dieron la noticia porque la verdad que no estoy habituada a este tipo de reconocimientos. Hacemos una labor que es poco vistosa, es muy de ‘despacho’. Así que al comienzo sorpresa… y después alegría y orgullo porque entiendo que yo represento, o en mi persona está representado todo el trabajo de las mujeres que conforman esta organización. Cuando ellas se enteraron nos alegramos y en realidad va por todas nosotras.

P.Z: Llevas muchos años al frente de este cargo… ¿De qué puedes sentirte más orgullosa? Me estás hablando por ejemplo de ese equipo humano que tienes contigo…

I.M: Hemos pasado una época de crisis y muchas entidades financieras se han quedado por el camino y nosotros somos una entidad modesta y yo estoy orgullosa de un equipo que durante estos años ha tenido mucha fe en el proyecto y que hemos conseguido salir de esta crisis no solo ‘vivos’ sino reforzados… quizá ese sea mi mayor orgullo desde este cargo.

P.Z: ¿Cómo es tu día a día, Isabel? ¿En qué focalizas toda tu energía en el trabajo…?

I.M: Hay que resolver problemas, mirar números… pero sobre todo sobre todo… ¡hay que coordinar, soy una directora de orquesta!. Hago que suene todo en armonía porque tengo gente con mucha energía y mucha creatividad… es una parte importante de mi trabajo.

P.Z: Cuando te ofrecieron un cargo de tanta relevancia como éste… el de Directora General de Caja Rural… ¿cómo lo afrontaste?

I.M: El momento fue un poco especial porque yo entonces ya estaba en la organización y la persona que en aquel momento era el Director General enfermó y durante un periodo de cuatro o cinco meses yo me tuve que hacer cargo de una manera interina sin saber o no si iba a reincorporarse, que desgraciadamente no ocurrió. Entonces durante ese tiempo, que fue un tiempo de tensión en el que no estaba preparada una sucesión, fue duro porque hubo que sacar fuerzas. Después fue un momento triste y de ahí ya viene la responsabilidad de tomar un proyecto del que viven 200 familias. Así que muchísima responsabilidad en definitiva.

P.Z: Sigue existiendo esa brecha abismal entre hombres y mujeres a la hora de ocupar puestos de relevancia en entidades o empresas… ¿cuál sería tu consejo desde tu experiencia a una mujer a la que le ofreciesen un cargo similar al tuyo?

I.M: Yo creo que a las mujeres nos falta ambición ‘sana’. Cuando promocionas a un chico casi siempre se siente capaz y cuando promocionas a una chica tan o más valiosa… muchas veces se pregunta… ¿voy a ser capaz?. Entonces, yo creo que las mujeres necesitamos creer que somos capaces de cosas que hacemos con normalidad, debemos creer que somos capaces porque interiorizado eso, todo va a salir bien.

P.Z: ¿Las mujeres tenemos alguna capacidad diferente a los hombres para atender cargos de esta relevancia?

I.M: Bueno, en realidad, creo que las mujeres somos organizadas por obligación e historia. Nos hemos acostumbrado a que con nuestro tiempo tenemos que hacer milagros. A compatibilizar muchos papeles… y esa organización se nota en el trabajo, claro que sí. Hay muy pocas mujeres poco activas en el trabajo… cuando están aquí trabajan y hacen lo que tienen que hacer y se van, ¡porque tienen mil cosas más que hacer!. Seguramente muchos hombres de hoy en día ya sepan lo que es esto…

P.Z: Hablando del tema de conciliar con la vida familiar, y te lo preguntaría igualmente si fueses hombre, por ostentar un cargo importante en el que imagino ocupas gran parte de tu tiempo… ¿cómo lo has conseguido tú y cómo ha repercutido eso en tu vida personal?

I.M: En la vida ya sabes que hay momentos… y cuando tienes niños pequeños es más complicado, cuando van creciendo otra vez las cosas se tranquilizan… también depende de tu entorno y sobre todo de tu pareja. Cuando tu pareja está ahí, todo es mucho más fácil, si no… posiblemente hubiese sido imposible. En mi caso se lo agradezco todos los días.

P.Z: Isabel… ¿Te quedan muchas metas profesionales por cumplir?

I.M: Muchísimas… el mercado financiero ha cambiado mucho y hay mil retos tecnológicos, los clientes demandan cosas nuevas… nos tenemos que ‘reinventar’ casi todos los días… eso en el ámbito laboral. Creo que una empresa debe estar super viva y con un montón de proyectos. En lo personal tengo miles de hobbies y poco tiempo. Me gusta la fotografía, el arte, la cocina… como no tienes mucho tiempo para hacerlas, ¡fíjate si tengo cosas por hacer! (dice entre risas).

P.Z: ¿Cómo imaginas la gala del próximo viernes? (Isabel responde emocionada)

I.M: Pienso que va a ser algo muy emotivo, de verdad que sí. Las personas que estamos tan acostumbradas a que la emoción esté en segundo plano… como es mi caso. Creo que va a ser horrible (ríe). Tendré a mi equipo cerca y a mi pareja… y los que no pueden venir como mi hija, pues en espíritu.

P.Z: Muchas gracias por la charla, Isabel…

I.M: A ti, Paula. Ha sido un rato muy agradable…



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.