Abraham Coco: “He buscado en mi interior para encontrar el pregón que yo quería dar”

Salmantino residente en Santiago de Compostela, su devoción y dedicación le convirtió en el candidato ideal para afrontar el pregón de la Semana Santa 2019. Con tan solo 31 años, el periodista ofrecerá un discurso para los cristianos en general, para los cofrades en particular y para toda la ciudad

NURIA MARTÍN

Salmantino residente en Santiago de Compostela, Abraham Coco dejó la ciudad con tan solo 18 años y desde entonces ha vivido fuera de nuestras fronteras, pero siempre muy vinculado a la Semana Santa charra. Miembro de la Real Cofradía Penitencial del Cristo Yacente y de la asociación cultural Tertulia Cofrade Pasión. Su devoción y dedicación, a pesar de la limitación que supone vivir fuera, le convirtió en el candidato idóneo para convertirse, con tan solo 31 años, en el pregonero de la Semana Santa 2019.

-Abraham, asumir el papel de pregonero de la Semana Santa charra es una gran responsabilidad, ¿como recibiste la noticia?

Fue un sorpresa, yo no esperaba para nada que me designaran pregonero. Supone una gran alegría, un gran orgullo, una sensación muy grande de gratitud y después de todas esas emociones, un gran sentido de responsabilidad. Uno sabe la importancia que los cofrades le concedemos a la Semana Santa, conozco la trascendencia que tiene esta festividad como celebración en toda la ciudad, por lo que ser su divulgador supone una responsabilidad que pesa.

 -¿Nos puedes adelantar un poco en que se va a centrar principalmente tu pregón?

Hay una idea que lo articula, pero no la puedo avanzar porque entonces estaría desvelando el sentido del pregón (risas). El éxito de muchos pregoneros de Semana Santa, los últimos de una manera especial, es que cada uno se ha mirado a sí mismo y ha decidido hacer un pregón auténtico destacando aquello que les diferenciaba. Esto es algo que el año pasado, por ejemplo, quedó clarísimo en el de Manuel Muiños. Eso es lo que yo he intentado hacer, buscar dentro de mí y tratar de encontrar cuál es el pregón que yo tenía que dar, con el que yo me siento identificado, siempre con la idea latente de anunciar que están cerca esos días tan importantes para los cristianos en general, para los cofrades en particular y para toda la ciudad.

 -La Junta de la Semana Santa te eligió a ti como candidato idóneo para llevar a cabo el papel de pregonero, ¿qué crees que es lo que les impulsó a hacerlo?

 Pues no lo sé, eso habría que preguntárselo al presidente de la Junta de Semana Santa (risas). Nunca le pregunté los motivos, cuando le transmití mi sorpresa él estaba muy convencido. Entiendo que lo que prevalece es mi figura de cofrade, si no lo fuera probablemente no me habrían nombrado pregonero.

-¿Fue una tarea fácil el redactarlo?

Al final fue un proceso un poco complejo. Todo el mundo dice que los cofrades llevan en su cabeza siempre el pregón que pronunciarían, pero en mi caso puedo decir que no era así. Porque claro, tengo 31 años, jamás pensé que fuera a pregonar la Semana Santa del año 2019. Una vez que te nombran ya te pones a la tarea, y lo primero que piensas es en el mensaje que quieres transmitir y como lo quieres estructurar. Es un proceso más complicado de lo que a priori parece, al final son días y semanas de trabajo pensando cómo hacer el pregón.

 -¿Y… comenzaste a escribirlo una vez hecho tu nombramiento?

Cornejo me tanteó hace dos años, pero ahí no quedó ningún compromiso de que yo fuera a ser el pregonero. La designación oficial fue el 30 de noviembre del año pasado, y yo nunca escribí nada antes de ese día. Esperé a ser designado para empezar a prepararlo, ese tiempo de incertidumbre no cuenta a efectos de sentirse pregonero. Empecé a escribirlo este propio año del 2019.

 -¿Como periodista, cuál crees tú que es la mejor manera de plasmar en los medios la pasión por la Semana Santa?

Hace falta cercanía al mundo cofrade. No digo serlo, sino tener interés por conocerlo. Ser cofrade tiene sus singularidades y es bueno conocerlas para poder hablar de su día a día. Lo más importante es tener la voluntad de acercarse para huir de estereotipos, e informar desde el conocimiento de la propia celebración. No hace falta ni ser cofrade, ni siquiera ser creyente. Un periodista puede informar de cualquier tema por ajeno que le sea, simplemente hace falta sensibilidad para acercarse y tener vocación para hablar de él.

-¿Crees que se hace de manera correcta?

Pienso que ha evolucionado muchísimo, y creo que en Salamanca hay periodistas de información cofrade muy destacados. Sobre todo lo que se ve es cómo las cofradías cada vez despiertan más interés y los medios de comunicación les prestan más atención no solo en Semana Santa. Hace 15 años era muy raro escuchar hablar en la prensa local o en una emisora sobre esta festividad durante los meses de octubre o noviembre, y hoy en día ocurre.

-¿Cuál es la parte de la Semana Santa salmantina que más disfrutas?

Evidentemente mi procesión. Por otro lado es verdad que siempre digo que quiero hacer un pregón para todos porque me siento cercano a todas las cofradías. Al final, a todas, por una razón o por otra, las tienes aprecio. Pero yo pertenezco a una sola, y mi momento más especial es el de mi cofradía de la Agonía Redentora.

-Y por último Abraham, una pregunta más personal, ¿Estarán tus más allegados acompañándote en el Teatro Liceo durante tu pregón?

Si, yo espero que esté mi familia, mis amigos y las fuerzas vivas de la ciudad. Además espero contar con la presencia de muchos cofrades, que sin ser amigos íntimos, son personas a las que conozco, invito y animo a que participen en el pregón. A mí me encantaría ver un Liceo lleno de cofrades. Hay aforo suficiente y más allá del protocolo creo que hay sitio para que todos aquellos que quieran acercarse, lo hagan.

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.