La Junta destinó más de 1,2 millones de euros para las Arribes del Duero en 2018

El dinero está destinado a mejorar las infraestructuras y el funcionamiento del parque natural y de las localidades que lo integran

Durante el año 2018, la inversión económica realizada por la Junta de Castilla y León destinó al Parque Natural Arribes del Duero y los municipios salmantinos y zamoranos que lo integran más de 1,2 millones de euros para mejorar las infraestructuras y gestionar las Casas del Parque de Fermosellle y de Sobradillo. Esto se traduce, además de en la ayuda para la gestión y atención de las Casas del Parque, en una importante contribución para la restauración del medio natural y la gestión forestal, donde se engloban las actuaciones en Montes de Utilidad Pública y entorno natural (128.005 euros). También ha proporcionado ayudas para la restauración, mantenimiento e interpretación como el servicio de mantenimiento del Parque Natural Arribes del Duero (124.115 euros), la  limpieza y mantenimiento de áreas de uso público del parque natural (3.629 euros) y los proyectos MOVELETUR, BIOURB y SENDEROS CON LEYENDA.

Se han certificado durante el año 2018 las Ayudas a las Zonas de Influencia Socioeconómica del Grupo B, lo que ha supuesto la subvención de las propuestas por parte de los distintos Ayuntamientos, como por ejemplo el acondicionamiento de los accesos al área de interés turístico “El Castillo de Barruecopardo” en dicha localidad (5.313 euros), la mejora de abastecimiento de aguas en Puerto Seguro (8.782 euros) o la mejora de la señalización y los recursos turísticos del casco histórico y el entorno de Fermoselle (14.819 euros), entre otras propuestas subvencionadas por la Junta.

El Parque Natural de Arribes del Duero no puede gestionarse como un territorio aislado sino que se incluye en la Red Natura 2000, red europea de espacios naturales protegidos, así como en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León. Por lo tanto, las actividades y acciones de seguimiento y control de especies derivan del compromiso y las obligaciones de las Administraciones de Castilla y León contraídos con la Unión Europea, el Estado Español y la propia normativa ambiental de la Comunidad Autónoma, así como de las acciones contempladas en los diferentes proyectos de conservación especies en los que participan los respectivos Servicios Territoriales de Medio Ambiente.

Como respuesta a lo planteado anteriormente, se ha redactado El Plan de Monitorización de la Biodiversidad de Castilla y León. Este Plan establece especies, lugares y métodos de seguimiento, al tiempo que recoge la periodicidad de los censos o muestreos. Esta perspectiva autonómica, nacional e incluso europea pone de manifiesto la importancia de este territorio, Arribes del Duero, en cuanto a la conservación de muchos valores naturales, en especial las aves y rapaces rupícolas, como por ejemplo el alimoche (Neophron percnopterus), contando con el 31% de la población de Castilla y León.

Ligadas al seguimiento de las especies, también se abordan distintas actuaciones de conservación, que bien emanan directamente del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque, o bien se encuadran en Planes de Conservación de Especies.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.