Cinco piscinas naturales de la provincia para poder refrescarse este verano de forma diferente

Aquellos que todavía no hayan podido coger las esperadas vacaciones de verano, han de saber que en la provincia de Salamanca tenemos varios rincones de ensueño donde poder disfrutar de piscinas naturales.

Aquellos que todavía no hayan podido coger las esperadas vacaciones de verano, han de saber que en la provincia de Salamanca tenemos varios rincones de ensueño donde poder disfrutar de piscinas naturales. Lugares en los que refrescarse de manera diferente y poder vivir un día intenso en contacto con la naturaleza más primitiva y poder desconectar así de la ciudad o de las piscinas masificadas.

Hacemos un recorrido para recoger cinco de estos emplazamientos naturales donde poder disfrutar con la familia o amigos o, ¿por qué no? en soledad!, el caso es escapar del calor.

La primera de estas magníficas piscinas naturales se encuentra en Valero de la Sierra, aunque no es del todo natural, puesto que en algo se nota la mano del hombre, está bañada por el río Quilamas y tiene dos metros de profundidad y cien de largo. Se puede disfrutar de un chiringuito también y cabe recordar que este municipio salmantino está a una hora aproximadamente de la capital.

Casi en la frontera con Portugal, en Aldeadávila de la Ribera, nos encontramos también la Playa del Rostro que no es más que un meandro del río Duero. Además de lugar donde comer, se puede disfrutar en este enclave de deportes acuáticos y de un gran arenal tipo playa donde poder tomar el sol.

La piscina de Riofrío es otro de los lugares fresquitos para este verano; se encuentra en Villasrubias y está un poquito más apartado de la capital, a hora y media aproximadamente, aunque merece también la pena. En su entorno hay muchísima vegetación que ofrece unas sombras extraordinarias para echarte una siestecita, o leer un buen libro.

Un poco más allá de la Alberca, se puede disfrutar de otro de los enclaves naturales propios del verano en la Sierra salmantina; se trata de una piscina natural bañada por el río Batuecas. Llaman la atención las cascadas y pozas que se forman.

Por último, en este ránking de las cinco piscinas naturales que elegimos para recomendarte, te señalamos la del Puente del Congosto, bañada por nuestro Río Tormes. Está cerca de Béjar y posee una de las piscinas naturales más especiales de esta Sierra. Cuenta con chiringuito y además es habitual lugar de pesca para los amantes de esta práctica.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.