La Universidad Pontificia de Salamanca revisa y restaura algunas de sus obras

El objetivo es obtener un conocimiento más completo y detallado de la colección, contextualizar los sucesos históricos y recuperar

La Biblioteca de la Universidad Pontificia de Salamanca está trabajando sobre un plan de preservación y conservación del fondo documental de la Universidad que incluye la revisión y restauración de las obras que necesiten intervención, con el objetivo de obtener un conocimiento más completo y detallado de la colección, contextualizar los sucesos históricos y recuperar, en lo posible, de las características iniciales de esas obras.

El fondo documental patrimonial con el que cuentan la Biblioteca y el Archivo de la UPSA no solo sirve de base de conocimiento y cultura entre generaciones por ser un material clave para los investigadores, sino que sus libros y documentos de archivo también trasmiten las peculiaridades de la vida y la sociedad de la época en la que se creó la obra. La Biblioteca cuenta con un considerable surtido de obras de fondo antiguo sobre materias filosóficas, humanísticas, teológicas, y de otros ámbitos, que poseían los jesuitas en sus bibliotecas.

Para este fin, el fondo histórico, de más de 35.000 volúmenes, cuenta con un taller de restauración en el que se trabaja diariamente sobre libros y documentos de archivo. En el taller, se establecen las prioridades en la reparación de la obra en función del deterioro o la extensión de la intervención, así como el valor y la importancia de la obra, como sucedió con la reciente restauración de los dos volúmenes de las Obras Completas en griego de Platón, impreso por Aldo Manuzio en 1513, y que debió formar parte de la biblioteca del profesor de griego de la Universidad de Salamanca del siglo XVI, Hernán Núñez, ‘El Pinciano’.

El taller interviene sobre documentos gráficos, no solo del fondo histórico (con obras desde el siglo XIII), sino también sobre publicaciones modernas, con papel, tintas y soportes industriales de peor calidad, que hay que conservar en unas condiciones específicas para que no se deterioren con el paso del tiempo.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.