La Universidad de Salamanca firma la Declaración de Emergencia Climática

Ricardo Rivero, rector de la Universidad de Salamanca, formaliza el compromiso de la institución académica en la lucha contra el cambio climático, a propuesta del movimiento Fridays For Future.

NEREA FERNÁNDEZ

En la mañana del pasado jueves, Ricardo Rivero, rector de la Universidad de Salamanca, ha firmado en la Sala de Retratos del Rectorado, la Declaración de Emergencia Climática, en nombre de la comunidad universitaria, acompañado por la representante de este movimiento internacional en Salamanca, Paula Mariel Reyes Carrasco.

En la firma, también han participado Ana Belén Ríos Hilario, vicerrectora de Estudiantes y Sostenibilidad; Javier Carbonero Ciria y Mª del Mar Marcos Martín, técnicos de la Oficina Verde de la Universidad de Salamanca; y los miembros de Fridays for Future Salamanca, Tania Anaya Paniagua, María de los Ángeles Osorio López, Javier de Sande Inyesto y José Manuel Domínguez.

La Universidad de Salamanca pretende colaborar como el resto de instituciones académicas españolas y europeas, que se han posicionado frente al desafío global, como las de Bristol y Newcastle, en Reino Unido, y las universidades Politécnica de Cataluña, de las Islas Baleares, de A Coruña, Pompeu Fabra, Autónoma de Barcelona y Complutense de Madrid.

Así, Salamanca formaliza su compromiso con la lucha sobre el cambio climático, que contempla el apoyo a la difusión y sensibilización sobre la situación climática actual, el reconocimiento de la labor llevada a cabo por el movimiento Fridays For Future Salamanca, la planificación de medidas concretas para disminuir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero de la institución.

La firma de esta declaración,  se enmarca en el contexto de las movilizaciones mundiales por el clima, del 20 al 27 de septiembre, y manifiesta el compromiso de la Universidad de Salamanca, ya demostrado con los proyectos de su Oficina Verde, en colaborar con la agenda política a nivel local para impulsar el desempeño ambiental de la ciudad y, a la vez, apoyar los objetivos globales del Acuerdo de París.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.